16 de marzo 2015 - 00:22

Más problemas para Dilma: el panorama de la economía, cada vez más sombrío

Tras las masivas protestas en su contra, la mandataria brasileña sigue recibiendo malas noticias. La actividad económica se contrajo 0,11% en enero, y según los analistas cerrará este año con una contracción del 0,78% y una inflación del 7,93%.

Cerca de un millón y medio de brasileños protestaron este domingo pacíficamente en todo el país contra la presidenta Dilma Rousseff.
Cerca de un millón y medio de brasileños protestaron este domingo pacíficamente en todo el país contra la presidenta Dilma Rousseff.
Luego de las masivas movilizaciones que debió enfrentar este fin de semana, con más de un millón de personas en las calles, la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, recibe más malas noticias: los índices económicos prevén un panorama más sombrío.

Hoy se informó que la actividad económica se contrajo 0,11% en enero pasado respecto de diciembre y 1,34% en relación con el primer mes de 2014, de acuerdo con un indicador difundido hoy por el Banco Central.

El llamado Índice de Actividad Económica (IBC-Br), que el Banco Central considera como una medición previa del comportamiento del Producto Bruto Interno (PBI), ya había cerrado el año pasado con una caída del 0,15% respecto de 2013, indicó la agencia de noticias EFE.

El resultado de enero pasado indica que esa tendencia se mantiene y reafirma la opinión de analistas del sector privado, que en una encuesta elaborada la semana pasada por el Banco Central revisaron a la baja sus previsiones para el 2015.

Según ese sondeo, también difundido hoy, los analistas prevén que la economía brasileña cerrará este año con una contracción del 0,78% y una inflación del 7,93%.

El comportamiento del PBI brasileño el año pasado será anunciado en forma oficial el próximo día 27, cuando el mercado espera que se confirme que la economía del país cerró 2014 en recesión, lo cual no ocurría desde el 2009, cuando se contrajo 0,33%.

Según el Boletín Focus, elaborado con encuestas a un centenar de analistas del mercado y divulgado por la autoridad monetaria, la inflación terminará en 2015 en un 7,93 %, por encima del tope máximo de 6,5 % de la meta oficial y del 7,77 % que los economistas consideraban hace una semana.

Para el avance de la tasa de inflación, los analistas consideraron que los llamados "precios administrados", que son aquellos regulados por el Gobierno, como los combustibles y la energía, subirán este año un 12 %. Hace una semana la expectativa era de un avance del 11,18 %.

La previsión frente a los tipos de interés aplicados en el país es que la tasa básica llegue al 13 % al final del año, después de estar en el 12,75 % con el aumento de medio punto porcentual determinado a comienzos de este mes por el Banco Central con la justificativa del control inflacionario.

Sobre el crecimiento de la economía, en tanto, los analistas apuntan a que 2015 tendrá una contracción del 0,78 %, frente a un 0,66 % previsto hace ocho días.

El dato del PBI de 2014 será anunciado oficialmente el próximo 27 de marzo y según índices previos, se espera que pueda rondar a una caída cercana al 0,15 %, lo que sería la primera contracción de la mayor economía de América Latina desde 2009.

El cálculo para la deuda del sector público se mantuvo en el 38 %, mientras que para el cambio comercial los analistas elevaron la proyección de 2,95 reales por dólar que se tenía la semana pasada, para 3,06 reales previstos al final de año.

Cerca de un millón y medio de brasileños protestaron este domingo pacíficamente en todo el país contra la presidenta Dilma Rousseff, que enfrenta un complejo cóctel de tensión social, política y económica derivada en parte del gran escándalo de corrupción en Petrobras.

La mayor protesta tuvo lugar en Sao Paulo, donde manifestaron un millón de personas, según la policía, en su mayoría vestidas con la camiseta amarilla y verde de la selección brasileña como en el resto del país.

Medio millón más de personas se manifestaron en otras 83 ciudades de Brasil, en protestas que igualaron las espontáneas marchas callejeras de junio de 2013.

Parte de los manifestantes reclamaron este domingo el "impeachment" (destitución) de la presidenta, que comenzó su segundo mandato de cuatro años hace menos de tres meses, tras ser reelecta por un margen de apenas 3%.

Y muchos pidieron incluso una intervención militar que ponga fin a más de 12 años de gobierno del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), una paradoja en este día en que se cumplen justamente 30 años del retorno de la democracia a Brasil luego de una larga dictadura militar (1964-1985).

Dejá tu comentario

Te puede interesar