Médica Hilda Molina calificó de "calumnias" dichos de Fidel Castro

Mundo

La médica Hilda Molina, acusada por Fidel Castro de prestarse al "chantaje" de Estados Unidos contra Cuba, desmintió lo que calificó de "exorcismo calumnioso y despiadado" contra su familia, en declaraciones este miércoles.

"Si ese exorcismo calumnioso y además despiadado con nuestra familia le está brindando al señor Fidel Castro esa paz urgente que necesita, pues bienvenido sea, ojalá que le llegue la paz", dijo Molina de 65 años, 14 de ellos tratando de salir del país infructuosamente.

En el prólogo escrito el 4 de junio para la edición cubana del libro "Fidel, Bolivia y algo más", Castro, de 81 años, convaleciente hace 23 meses de una crisis de salud, afirmó que el caso de Molina es un "¡excelente material para el chantaje imperialista contra Cuba!".

Para la neurocirujana, esa afirmación es un intento de "volcar los sentimientos antinorteamericanos contra una familia indefensa que está luchando por su reunificación (...) mezclar los sagrados derechos maternales con política e ideología".

Molina, ex directora del estatal Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN), fue "destituida" en 1994, según Castro, cuando las autoridades descubren su intención de convertirse en propietaria del centro, dado el caso de caída del socialismo.

"Fidel Castro y el Gobierno saben que a mí nunca me ha interesado ser capitalista", dijo Molina, al explicar que "es tan absurda esta afirmación que a mí no puede caberme en la cabeza" y, aseguró que no fue destituida. "Ahí está mi renuncia", dijo.

La referencia de Castro a Molina surge menos de un mes después de que la madre de Molina, Hilda Morejón, viajara a Buenos Aires para ver a su nieto y bisnietos, luego de que el gobierno le concediera el permiso, denegado por dos años.

Al analizar las reacciones de Castro, que considera "fuera de momento y extrañas", Molina se pregunta si tal permiso es obra del actual presidente, Raúl Castro, "una decisión que disgustó a Fidel".

Castro dice además que Roberto Quiñones, hijo de Molina y médico que emigró tras casarse con la argentina Verónica Scarpati, es un profesional "nada brillante" que violó "normas éticas" que prohíben "relaciones sexuales con pacientes o acompañantes" e, "inconsistente moralmente".

Molina dijo que su hijo se casó en Cuba y entonces "nadie lo criticó por una relación totalmente oficializada", mientras que la decisión de no regresar fue una petición que ella le hizo poco antes de renunciar, coincidiendo con un viaje de Quiñones.

Dejá tu comentario