Misteriosos

Mundo

Tony Blair y George W. Bush, que participaban de la cumbre de la OTAN en Estambul, se saludaron en medio de la reunión sin que nadie supiera el motivo. Ocurría que el norteamericano le había confirmado que, casi en secreto, acababa de traspasarse el poder a un gobierno local en Irak. Bush había sido informado por una nota manuscrita de su asesora Condoleezza Rice. «Que la libertad reine», escribió a su vez el mandatario antes de devolvérsela.

Dejá tu comentario