Negociación clave hoy en una Francia más convulsionada

Mundo

París (AFP, Reuters, EFE, ANSA) - Mientras el gobierno, los sindicatos y las empresas se preparaban para mantener hoy reuniones claves para el futuro del Contrato Primer Empleo (CPE), violentos enfrentamientos se registraron ayer en Francia, especialmente en París, en una nueva serie de manifestaciones de izquierda en las que decenas de miles de estudiantes reiteraron su rechazo a la ley laboral para jóvenes.

Los choques dejaron un total de 420 detenidos en todo el país, 141 sólo en París, y unos 60 heridos en la capital -uno de ellos en grave estado-, incluidos 27 policías, informaron las autoridades.

Al mismo tiempo, el primer ministro Dominique de Villepin, impulsor del polémico contrato, intentaba encontrar una salida al conflicto y recibirá hoy a los dirigentes sindicales, primer gesto del jefe del gobierno luego de dos meses de impasse y movilizaciones, en un clima de violencia creciente.

Fuentes de las organizaciones patronales informaron que se reunirán con el primer ministro francés luego del encuentro entre éste y los sindicatos.

En la capital, decenas de activistas se enfrentaron violentamente con la Policía antidisturbios durante casi una hora, no muy lejos de la oficinadel primer ministro, sobre la Explanada de los Inválidos.

Varios vehículos fueron quemados, provocando el incendio de un comercio, mientras la Policía cargaba contra los activistas que le arrojaban piedras y botellas.
Algunos encapuchados se dedicaron a romper vidrieras, y otros corrían luego de robar teléfonos celulares a los estudiantes.

• Bomberos atacados

Un grupo se enfrentó también a los bomberos que intentaban extinguir las llamas de un vehículo, y les lanzaron piedras y barras de hierro.

Un joven manifestante fue herido en la cabeza a patadas, puñetazos y con piedras lanzadas por los violentos, antes de ser atendido por los bomberos.

La Policía informó que
un herido de 21 años fue hospitalizado en grave estado con traumatismo de cráneo, mientras se investigaban las circunstancias del hecho. Los enfrentamientos estallaron en el momento de disgregarse la manifestación, que había reunido a 23.000 personas, según la Policía -50.000, según los organizadores- en rechazo al CPE, reservado para los menores de 26 años y que permite despidos sin indemnización durante dos años.

Fuertes choques se produjeronademás, por primera vez, en las dos principales ciudades del interior del país, Marsella y Lyon. Además, se registraron incidentes violentos en Rennes y en algunos sectores de los suburbios de París, donde se originaron estallidos de violencia étnicos sin precedentes en noviembre pasado.

Según la Policía, un total de entre 220.000 y 450.000 personas participaron de la protesta en todo el país, un número similar al de las manifestaciones del jueves de la semana pasada.

En tanto,
el premier De Villepin dio una primera muestra de apertura al proponer a los cinco grandes sindicatos del país un encuentro «con una agenda sin limitaciones» y «lo más rápidamente posible».

También las organizaciones de estudiantes, que se reunirán hoy con el ministro de Educación, Gilles de Robien, fueron invitadas a reunirse con el primer ministro la semana próxima.

Tras aceptar la entrevista de hoy con De Villepin, los sindicatos reiteraron su exigencia de un retiro de la ley de «contrato joven», algo que hasta ahora el gobierno ha rechazado.

Las organizaciones sindicales mantienen para el 28 de marzo su llamado a manifestaciones y a una huelga que podría paralizar el país.

Dejá tu comentario