Nicaragua: con sospechas de fraude, Ortega fue reelecto por amplia mayoría

Mundo

El presidente izquierdista de Nicaragua, Daniel Ortega, un ex líder rebelde y enemigo de Estados Unidos durante la Guerra Fría, obtuvo la reelección por una aplastante mayoría montado en una elevada popularidad construida en programas para aliviar la pobreza.

El exguerrillero marxista consiguió un 62,6 por ciento de los sufragios, según un conteo basado en una muestra tomada de más del 86 por ciento del total de mesas de votación, dijo el lunes el Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua.

Ortega gobernará por otro periodo de cinco años, ahora apoyado en una Asamblea Nacional (Congreso) donde su partido, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FLSN) tendría mayoría.

"Hoy el pueblo nicaragüense está reconociendo esos valores del buen Gobierno, está respaldando esos valores y está diciendo categóricamente: queremos vivir en paz, queremos seguir prosperando", dijo Rosario Murillo, esposa de Ortega, quien ejerce una fuerte influencia en el Gobierno.

En segundo lugar en los conteos, con un 30,9 por ciento de votos, se ubicaba el empresario y locutor radial Fabio Gadea, cuyo equipo dijo que no reconocería el triunfo del rival hasta que se contabilicen todos los sufragios.

"Tenemos que contar hasta el último voto. Hasta que no tengamos las actas de escrutinio no vamos a reconocer ningún resultado", dijo Eliseo Nuñez, jefe de la campaña de Gadea en una conferencia de prensa.

Los programas sociales de Ortega han sido financiados con una cooperación generosa de su aliado Hugo Chávez, presidente de Venezuela, que le permitieron entregar miles de viviendas, vacas y cerdas preñadas o gallinas, algo que significó mucho para amplias franjas de población de bajos recursos en una de las naciones más pobres de América.

Los mandatarios de Cuba, Raúl Castro, y Venezuela lo felicitaron por su "contundente triunfo" y se comprometieron a seguir forjando las relaciones bilaterales.

Miles de personas festejaron hasta la madrugada en las calles de Managua la victoria del líder sandinista.

"Yo creo que la gente está convencida que votó por los programas sociales, que votó por el futuro, por los pobres (...) y ahora a seguir profundizando la revolución, los programas, todo lo bueno que ha hecho Ortega", dijo Silvia Calderón, una abogada de 54 años, durante los festejos.

Tras el derrocamiento de la dictadura de Anastasio Somoza a manos del FSLN, Ortega gobernó por primera vez en la década de 1980 acosado por la "contra", que intentaba derrocarlo con el apoyo de Estados Unidos. En el 2007 regresó al poder tras 16 años de gobiernos derechistas.

Los comicios se celebraron en medio de cuestionamientos a la legitimidad de la candidatura de Ortega, que logró postularse apoyado en un controversial fallo de la Corte de Justicia que en el 2009 declaró inaplicable una prohibición constitucional que impide la reelección consecutiva.

"¿Cómo puede Ortega autollamarse revolucionario cuando es un dictador?", se preguntó Roberto Betancourt, propietario de una pequeña finca con ganado a las afueras de Managua.

"No tiene principios, está siguiendo los mismos pasos que Somoza", agregó.
Líderes del Partido Liberal Independiente (PLI), que postuló a Gadea, denunciaron una serie de irregularidades en la jornada, mientras que una estación radial propiedad del candidato denunció un supuesto fraude electoral.

Los opositores se quejaron de que hubo un cierre anticipado en mesas de votación, cruce de boletas que no se usaron por parte de sandinistas y retraso en la entrega de credenciales a simpatizantes derechistas para que pudieran sufragar.

Mientras tanto, observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Unión Europea dijeron que a varios integrantes de sus misiones se les impidió ingresar a varios centros de votación, lo que evitó que se formaran un criterio claro de la jornada.

"Este es un caso que no nos había sucedido hasta ahora y que lo consideramos preocupante", dijo el jefe de los observadores de la OEA, Dante Caputo, en rueda de prensa.

En las elecciones municipales celebradas en el 2008, la oposición denunció un supuesto fraude para favorecer a candidatos sandinistas, que ahora gobiernan la mayoría de las 153 alcaldías en el país.

Dejá tu comentario