Nicolas Sarkozy realizó visita sorpresiva a Afganistán y renovó su respaldo a lucha contra terrorismo

Mundo

El presidente Nicolas Sarkozy llegó el sábado a Kabul en una visita sorpresa de cinco horas para reafirmar el apoyo de Francia a la reconstrucción de Afganistán y la lucha contra el terrorismo, y alentar a los 1.600 militares franceses presentes en el país en vísperas de Navidad.

"Aquí está en juego una guerra contra el terrorismo, contra el fanatismo, que no podemos y no debemos perder", enfatizó Sarkozy al término de una entrevista con su homólogo afgano, Hamid Karzai, en el palacio presidencial de Kabul.

El jefe del Estado francés llegó a la capital afgana hacia las 10:00 locales en una visita sorpresa acompañado, entre otros, por el ministro de Defensa, Hervé Morin y la secretaria de Estado para los Derechos Humanos, Rama Yade.

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Bernard Kouchner, le esperaba ya en Kabul, a donde llegó procedente de India.

Nada más pisar la capital afgana, Sarkozy tuvo "una reunión confidencial para analizar la situación" con el comandante en jefe de los 40.000 hombres que forman la Fuerza de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF) de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el general estadounidense Dan McNeill, precisó la presidencia francesa.

A continuación fue a ver a Karzai, con quien mantuvo una reunión privada y luego un encuentro ampliado al resto de la delegación francesa.

Al término de ese encuentro, Sarkozy subrayó la necesidad de actuar "para que Afganistán no se convierta en un Estado terrorista", como pasó durante el gobierno de los talibanes, de 1996 a finales de 2001, cuando fueron expulsados del poder por una coalición internacional liderada por Estados Unidos debido a su apoyo a Al Qaida.

"No queremos que Afganistán se convierta en la retaguardia del terrorismo mundial", agregó el presidente francés al recalcar que Francia "ha pagado el precio de la sangre" su esfuerzo para consolidar la democracia en el país asiático.

Desde finales de 2001, trece militares franceses han muerto en suelo afgano, donde actualmente están desplegados unos 2.000 soldados, 1.600 de ellos en Kabul y 400 en misiones de formación dentro de unidades del ejército afgano.

"Los 2.000 soldados franceses no son una fuerza de ocupación", aseguró Sarkozy al precisar que otro de los motivos de su viaje, además de apoyar a Afganistán, fue "subir la moral de las tropas", con las que tenía previsto almorzar.

"Estamos aquí para ayudar a las autoridades legítimas afganas a luchar contra los traficantes de droga, los talibanes y Al Qaeda", añadió Sarkozy.

La presidencia francesa había indicado que el objetivo del viaje a Kabul era "reafirmar el apoyo y el compromiso de Francia con el proceso de estabilización y reconstrucción de Afganistán".

Sin querer comprometerse con el refuerzo de tropas solicitado por Estados Unidos a sus aliados en la OTAN, Sarkozy indicó que, "probablemente reforzaremos la presencia" de los militares franceses que colaboran en la formación del ejército afgano.

En este contexto, Francia tiene previsto enviar antes del verano (boreal) de 2008 a unos 50 instructores a la inestable provincia de Uruzgan (centro-sur) para apoyar a las tropas holandesas.

En su visita a Washington el 7 de noviembre, Sarkozy aseguró en un discurso ante el Congreso que su país seguirá comprometido militarmente en Afganistán "tanto tiempo como sea necesario".

"Lo que está en juego es el futuro de nuestros valores y el de la Alianza Atlántica", añadió entonces. Francia también tiene en la base militar aérea de Kandahar (sur) seis aviones Mirage de apoyo. Sarkozy permanecerá hasta las 15H00 locales en Kabul antes de regresar a Francia pasando por Dusambé, la capital de la vecina Tayikistán.

Dejá tu comentario