Occidente pide endurecer sanciones contra Irán tras informe de AIEA

Mundo

Tras la publicación del informe la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) sobre el programa nuclear iraní, la comunidad internacional pidió endurecer las sanciones contra el país islámico pero descartó una intervención militar.

En un informe divulgado el martes, la Agencia Internacional de la Energía Atómica expresó "serias inquietudes" por el programa nuclear de Irán, debido a información "creíble" que señala que este país intentó desarrollar el arma atómica.

"La Agencia tiene serias inquietudes sobre una posible dimensión militar del programa nuclear iraní", escribe la AIEA.

Los países occidentales reaccionaron de inmediato, subrayando que el informe confirma sus acusaciones, y reclamaron más sanciones contra Teherán. El objetivo es alejar con ello la amenaza de un bombardeo militar preventivo de Israel.

Francia y el Reino Unido abogaron por "sanciones nuevas y fuertes" si Irán no coopera. Alemania se expresó en el mismo sentido.


El ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, dijo que "se impone" un recurso al Consejo de Seguridad de la ONU, que ya adoptó cuatro resoluciones con sanciones en contra del régimen de Teherán.

Estados Unidos dijo que pensará la manera de aplicar una "presión suplementaria" sobre la República Islámica, considerando "toda una gama de posibilidades".

Sin embargo, Rusia, aliada de Teherán, acusó al informe de "jugar con la información" y de estar politizado, y dejó claro que no apoyará la adopción de nuevas sanciones.

Teherán aseguró una vez más que su programa nuclear tiene carácter puramente civil y rechazó la acusaciones "infundadas" de la AIEA, basadas en falsos documentos "fabricados por los servicios de inteligencia estadounidenses y occidentales", dijeron varios responsables iraníes.

El representante iraní en la AIEA, Ali Asghar Soltanieh, acusó al director general del organismo, Yukiya Amano, de haber actuado de forma "parcial, política y no profesional" al avalar la publicación de las "falsas acusaciones de un pequeño número de países, incluyendo Estados Unidos".

"El pueblo iraní es inteligente, no va a construir dos bombas frente a las 20.000 que ustedes poseen", dijo Ahmadinejad, por su lado, dirigiéndose a los occidentales.

Irán afirmó que está abierto a "negociaciones útiles y positivas" sobre su programa nuclear, declaró el portavoz de la cancillería, Ramin Mehmanparast. Teherán dijo también que responderá a la AIEA en coordinación con otros países que se opusieron en vano a la publicación del último informe.

Ahora, la pelota está en el campo de los gobernadores de la AIEA, que se reúnen los días 17 y 18 de noviembre en la capital austríaca, sede de la institución.

Sus 35 países miembros deberán decidir si, según los elementos presentados por Amano, deciden acudir al Consejo de Seguridad de la ONU para nuevas sanciones contra la República Islámica.

En Israel, país que hizo subir la presión los últimos días hablando de un posible ataque preventivo contra las instalaciones nucleares de Irán, expertos y políticos expresaron sus dudas sobre la posibilidad de bloquear militarmente el programa iraní.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, juzgó que "el informe de la AIEA corrobora la posición de la comunidad internacional y de Israel, según la cual Irán está desarrollando armas nucleares", e instó a la comunidad internacional a "detener la carrera de Irán hacia el arma nuclear".

Dejá tu comentario