Olmert y Bush prometieron Estado al líder palestino

Mundo

Washington (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El presidente de EE.UU., George W. Bush; y el primer ministro israelí, Ehud Olmert, renovaron ayer su respaldo al presidente palestino, Mahmud Abbas (Abu Mazen), y prometieron ayudarlo a «fortalecer» su poder frente al grupo islamista Hamas.

En declaraciones en el Despacho Oval antes de una reunión conjunta, los dos mandatarios describieron a Abbas como una voz moderada que representa la posibilidad de que un día se cree un Estado palestino, en comparación con el radicalismo de Hamas.

«Nuestra esperanza es que el presidente Abbas y el primer ministro, Salam Fayad, se fortalezcan hasta el punto de que puedan llevar a los palestinos por una nueva dirección», señaló Bush. «Haré todos los esfuerzos posibles para cooperar con él y ver cómo podemos trabajar en conjunto para dar a los palestinos una oportunidad real, genuina, de lograr su propio Estado», señaló Olmert por su parte.

Bush también enfatizó el valor de reanudar las negociaciones para hacer realidad «la visión de dos Estados que convivan en paz». «Es importante para la gente moderada, para los palestinos comunes, poder aspirar a algo», dijo.

  • Congelamiento

    Las conversaciones de paz se congelaron con la victoria de Hamas en las elecciones palestinas de enero de 2006. La agrupación terrorista se niega a reconocer a Israel y a renunciar a la violencia, y tampoco acepta los compromisos de paz previos. Bush reiteró que «es necesario que haya un reconocimiento sólido del derecho del Estado hebreo a existir en paz». La formación de un nuevo gobierno palestino sin la presencia de Hamas supone una «oportunidad», según Olmert, quien, sin embargo, no anunció la reanudación inmediata de las conversaciones de paz.

    Olmert dijo que un « prerrequisito» es que la Autoridad Palestina (AP) combata el terrorismo «de la forma más efectiva, algo que no ha hecho hasta ahora». «

    Tenemos que preparar el trabajo previo que permitirá poder comenzar pronto, espero, negociaciones serias sobre la creación de un Estado palestino», algo que consideró que es «el objetivo final». A más corto plazo, Olmert señaló que tratará con Abbas la forma de mejorar la calidad de vida y la seguridad en Cisjordania.

  • Sintonía

    Bush y Olmert también se mostraron en sintonía respecto a Hamas, que dio un vuelco a la situación política en los territorios la semana pasada al tomar por la fuerza el control de la Franja de Gaza, donde vive 1,5 millón de personas.

    Esa acción creó una entidad política independiente de facto en ese pequeño y pobre territorio costero, donde ayer se reunió un gabinete paralelo liderado por el depuesto primer ministro, Ismail Haniyeh, que sostiene que es el gobierno legítimo de todos los territorios palestinos. En cambio, Bush dijo que Abbas, quien permanece en Cisjordania y lidera el grupo secular Al-Fatah, es «el presidente de todos los palestinos».

    EE.UU. y la Unión Europea anunciaron el lunes que restablecerán la ayuda financiera directa a la AP, suspendida con la llegada de Hamas al poder en abril de 2006, mientras que Israel anunció que reanudará la transferencia a Ramallah de los impuestos y tasas de aduana que su país cobra para el gobierno palestino. Pero ese dinero no llegará a Gaza, donde ya comienzan a escasear el combustible y algunos alimentos.

    Mientras tanto, centenares de personas esperan desde hace varios días en el lado de Gaza del paso de Erez para entrar en Israel, pero hasta ahora el ejército israelí sólo les permitió la entrada a unas decenas de personas.
  • Dejá tu comentario