Pelea EE.UU.-Bolivia por atentados en La Paz

Mundo

La Paz (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Las pericias policiales preliminares sobre los atentados perpetrados entre la noche del martes y la madrugada del miércoles contra hoteles de La Paz son totalmente contradictorias con la posición esgrimida por el presidente Evo Morales, que acusó al gobierno de Estados Unidos. Ante las evidencias, el presidente de Bolivia ayer debió enfrentar la queja de la embajada norteamericana.

Las pesquisas no pudieron establecer hasta ahora si los ataques con dinamita, que dejaron dos muertos, siete heridos y daños en al menos diez viviendas, fueron o no acciones terroristas.

Los únicos sospechosos, el estadounidense Claudio Lestat D'Orleans -admirador de Osama bin Laden-y su pareja uruguaya Alba Riveiros Acosta, continuaban detenidos y sometidos a investigaciones a cargo de Policía Técnica Judicial y la Fiscalía de Distrito. Uno de los dos fiscales encargados del caso, Carlos Fiorilo, dijo que ambos afrontan la máxima pena boliviana, de 30 años de cárcel.

El jefe de Estado dijo el miércoles que detrás de los ataques está Washington y, como consecuencia,
leales al partido del presidente urgieron a organizar «comités de autodefensa» de la democracia. «Hay lucha contra el terrorismo y el gobierno de Estados Unidos nos manda norteamericanos a hacer terrorismo en Bolivia», denunció Morales durante un acto público.

Por su parte, la embajada de EE.UU. dijo ayer que «la prevención contra el terrorismo es un asunto de interés nacional para ambos países.

Declaraciones como éstas impiden esos esfuerzos y obstaculizan nuestra capacidad para cooperar en una más amplia relación entre los dos países», señaló un documento divulgado por el consulado.

La hipótesis del mandatario fue desestimada implícitamente por la policía, que encontró «móviles religiosos» en los hechos protagonizados por el californiano-Lestat.


El nombre del sospechoso evoca al viejo vampiro de la obra de la escritora Anne Rice, llevada al cine como «Entrevista con el vampiro», cuyo protagonista se llama Lestat y ocurre en Nueva Orleans, lo que para la prensa local le confiere un extraño aire de un psicótico.

El acusado se define en sus escritos publicados en Internet como un apátrida que abandonó su país por «persecución religiosa-» y que prefiere una cárcel sudamericana a volver a California.

Por otro lado, el presidente Morales, se mostró « segurísimo» de enmendar las diferencias con Chile y obtener muy pronto una solución a la secular demanda boliviana de reintegración al Océano Pacífico
, según enfatizó al conmemorar el 127º aniversario de la pérdida del mar boliviano ante miles de personas en la capital.

«No se trata de pelearse, de enfrentarse. Con enfrentamientos, con confrontación jamás vamos a poder resolver ese tema. Con respeto, con humildad, persuadiendo al pueblo chileno, a la comunidad internacional, estoy segurísimo que muy pronto retornaremos al mar», dijo Morales en un discurso.

«Ya no estamos en tiempos de repudio, de condena, de decir 'fuera Chile', 'que muera Chile'. Generalmente así se comentaba antes. Ese tiempo se acabó», dijo, al tiempo que solicitó la intervención de la Organización de los Estados Americanos en el asunto.

Dejá tu comentario