Inédito: exjefes del Pentágono de ambos partidos advirtieron sobre un posible golpe de Estado

Mundo

Denunciaron que Trump pretende impedir con las Fuerzas Armadas la asunción de Biden el 20 de este mes. Mientras, crece la indignación por el intento del presidente de "encontrar votos" para torcer el resultado de Georgia, donde hoy se realizará la elección que definirá el control del Senado.

Washington - Al menos diez exsecretarios de Defensa le advirtieron al presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, contra cualquier movimiento para involucrar a las Fuerzas Armadas en su campaña de denuncia de fraude electoral y para evitar la asunción del electo, Joseph Biden.

Los exjefes del Pentágono señalaron que una acción de esa naturaleza llevaría al país hacia un “territorio peligroso, ilegal e inconstitucional”, algo equiparable a un golpe de Estado.

Los diez exfuncionarios, tanto demócratas como republicanos, firmaron un artículo de opinión publicado en The Washington Post que cuestiona la falta de voluntad de Trump de cumplir con su deber constitucional de dejar pacíficamente el poder el próximo miércoles 20.

Los firmantes son Dick Cheney, William Perry, Donald Rumsfeld, William Cohen, Robert Gates, Leon Panetta, Chuck Hagel, Ash Carter, James Mattis y Mark Esper.

Después de las elecciones del 3 de noviembre y los posteriores desarrollos en algunos estados, el resultado es claro, subrayaron, en abierto desafío a las denuncias del presidente, que jamás probó.

“Pasó el momento de cuestionar los resultados. Llegó el momento del cómputo formal de los votos del Colegio Electoral, según lo prescrito en la Constitución y la ley”, agregaron.

En su advertencia más importante, señalaron que “los esfuerzos para involucrar a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en la resolución de disputas electorales nos llevarían a un territorio peligroso, ilegal e inconstitucional”.

“Los funcionarios civiles y militares que dirijan o ejecuten tales medidas serán responsables, incluso enfrentando posibles sanciones penales, por las graves consecuencias de sus acciones en nuestra república”, alertaron.

Varios oficiales militares de alto rango, incluido el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, dijo públicamente en las últimas semanas que el ejército no tiene ningún papel en la determinación del resultado de las elecciones y que su lealtad es hacia la Constitución y no a un líder individual o un partido político.

Los exlíderes del Pentágono también advirtieron en su artículo sobre los peligros de impedir una transición completa y fluida en el Departamento de Defensa, algo que ha denunciado el demócrata Biden.

El artículo se conoció en momentos en que Estados Unidos se revolvía por la denuncia del Post de que Trump presionó al principal funcionario electoral del estado de Georgia, donde perdió de manera ajustada, para “que encuentre” algo más de 11.000 votos que le permitan revertir el triunfo de Biden.

La vicepresidenta electa, Kamala Harris, consideró al respecto que el mandatario saliente “es un insolente” y que abusó descaradamente del poder”.

Según una grabación difundida por ese medio, el presidente le dijo al secretario de Estado de Georgia, el republicano Brad Raffensperger, que “solo quiero encontrar 11.780 votos”. En la grabación, Raffensperger responde que los resultados del estado eran correctos.

Joe Biden ganó Georgia junto con otros estados considerados vitales, lo que le permitió obtener 306 votos del Colegio Electoral frente a los 232 de Trump.

En tanto, en Georgia se realizarán hoy elecciones cruciales que definirán si el Senado permanece en manos republicanas o, como la Cámara de Representantes, pasa también al lado demócrata. Por eso, Trump y Biden viajaron ayer a ese territorio para apoyar a sus candidatos.

La senadora republicana Kelly Loeffler, que se jugará su escaño, evitó responder a una pregunta sobre el escándalo de la presión del jefe de Estado.

Hace veinte años que Georgia no elige a un demócrata para el Senado. Pero, si logran la hazaña, los demócratas Raphael Warnock y Jon Ossoff inclinarían la cámara alta hacia su partido, otorgando todos los hilos de poder a Biden.

Dejá tu comentario