Pese a las predicciones, todo fue tranquilidad en Roma

Mundo

El italiano Raffaele Bendandi (1893-1979), que hacía estudios diversos por hobby, había predicho en los años setenta que el miércoles 11 de mayo de 2011 los romanos vivirían un fuerte terremoto a las 16:40 hora local, pero la hora señalada pasó y la ciudad quedó invicta.

Ya en su momento, los investigadores habían dicho que la predicción no tenía ningún fundamento científico. Sin embargo, no fueron pocos los habitantes supersticiosos que temieron que este miércoles pasara lo peor.

Según el diario "La Repubblica", miles de italianos abandonaron la metrópoli para librarse de sus miedos en zonas agrestes. La televisión aseguró que un 18 por ciento de la población local había salido de la ciudad. Hubo tiendas que permanecieron cerradas y padres que no enviaron a sus hijos a la escuela.

Ante esta realidad, el alcalde de Roma, Gianni Alemanno, se pronunció brevemente al respecto: "No nos dejamos impresionar por las habladurías que circulan en Internet", aseguró. Y si en algún momento la Tierra se sacudiera, Roma estaría preparada".

"La Tierra puede sacudirse en cualquier momento en cualquier ciudad", concluyó.

Según el instituto de Geofísica local, este miércoles se produjeron sismos leves en 25 lugares de Italia, pero ninguno en Roma. El propio instituto había declarado que sería un día de puertas abiertas, para mostrar sus actividades al gran público que mostró interés por estos asuntos.

El último sismo registrado en Roma fue el 12 de mayo de 2009, día en el que hubo un temblor menor, de 2,1 en la escala de Richter, en el Vaticano.

Dejá tu comentario