17 de mayo 2022 - 00:01

Putin traza una línea roja: responderá a la expansión de la OTAN en Suecia y Finlandia

“El despliegue de infraestructura militar a estos territorios ciertamente va a generar una réplica nuestra”, advirtió. Busca ahora reactivar la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, que reúne a Rusia y cinco aliados.

SOCIOS. Vladímir Putin encabezó ayer una reunión de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, que reúne a Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán.
SOCIOS. Vladímir Putin encabezó ayer una reunión de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, que reúne a Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán.

Moscú y Estocolmo - El presidente Vladímir Putin reaccionó ayer duramente a la oficialización del pedido de Suecia de integrarse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) al trazar una línea roja en cuanto al despliegue en el norte de Europa de equipos militares aliados y al afirmar que ello podría merecer “una respuesta” de Rusia.

La entrada de Suecia y Finlandia a la OTAN no representa “una amenaza directa para nosotros, pero la expansión de infraestructura militar a estos territorios va a generar ciertamente una respuesta nuestra”, afirmó Putin en una reunión televisada de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, que pretende reactivar.

Esta alianza liderada por Moscú agrupa a países de la antigua Unión Soviética e incluye además de Rusia a Bielorrusia, Armenia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán.

“Este es un problema que se crea completamente artificialmente porque se hace en el interés de Estados Unidos”, dijo el mandatario ruso, quien agregó que la Alianza Atlántica se ha convertido “en el instrumento de política exterior de un solo país”. “Todo esto exacerba una situación internacional que ya era difícil”, añadió en el encuentro realizado en la capital rusa.

Acción y reacción

Finlandia y Suecia se encaminan a efectuar un cambio de rumbo de su política de no alineamiento para unirse a la OTAN como defensa ante el temor de una agresión de Rusia después de que Moscú hubo invadido Ucrania el 24 de febrero.

Finlandia anunció el domingo su intención de integrar la OTAN. En tanto, Suecia confirmó ayer que solicitará su adhesión.

Después de cerca de dos siglos de no alineamiento militar “cerramos una era para entrar en otra”, destacó la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, en una conferencia de prensa.

Plazos

Suecia espera lograr el ingreso en un plazo máximo de un año, afirmó la jefa del Ejecutivo socialdemócrata, en un momento en que la OTAN intenta apaciguar algunas reservas de último minuto expresadas por Turquía, cuyo voto favorable es necesario para que la expansión hacia el norte de Europa pueda realizarse.

Los nuevos miembros necesitan la unanimidad y la ratificación en los parlamentos de los países que ya forman la alianza militar.

Otros países nórdicos como Noruega, Dinamarca e Islandia, que ya son miembros de la OTAN, prometieron el lunes asistir a Suecia y Finlandia en caso de represalias rusas.

En un contexto en el que el Kremlin justifica su invasión a Ucrania por el riesgo de que la OTAN se expanda hacia sus fronteras, la adhesión de Finlandia extendería en cerca de 1.300 kilómetros los límites de la alianza militar con territorio ruso, algo que los analistas consideran un verdadero “tiro por la culata” provocado por la invasión.

Dejá tu comentario

Te puede interesar