Pyongyang reitera amenazas de “acciones militares” contra Corea del Sur

Mundo

Corea del Norte reiteró hoy sus amenazas de "acciones militares" y de "frenar el diálogo" con Corea del Sur, si Seúl no finaliza lo que Pyongyang considera como política de confrontación.

La nueva amenaza fue realizada por teléfono por un representante del Ejército Popular norcoreano, según informó el Ministerio de Defensa surcoreano citado por la agencia de noticias Yonhap. El militar no detalló a qué medidas concretas se refería.

Seúl también reveló que Pyongyang no permitirá la entrada de ningún representante más del gobierno surcoreano a través de la frontera.

Corea del Sur exigió ayer a su vecino que ponga fin de forma inmediata a los ataques verbales lanzados el martes contra el presidente Lee Myung Bak, a quien la prensa norcoreana tildó de "traidor" y acusó de "servilismo" hacia Estados Unidos y de practicar una política antinorcoreana.

El Ministerio de Defensa surcoreano expresó también su rechazo a la exigencia de los militares norcoreanos de que el general Kim Tae Young, nuevo jefe del Estado Mayor surcoreano, presentase sus disculpas.

La semana pasada y ante el Parlamento, el ministro dijo que Corea del Sur podía atacar las instalaciones nucleares norcoreanas en caso de que Pyongyang intente lanzar un ataque con armas nucleares contra el vecino del Sur.

Por su parte, Pyongyang acusó a Corea del Sur de planear un ataque militar preventivo y amenazó a Seúl con poner fin al diálogo y "reducir a cenizas" a Corea del Sur si tal ataque llegara a efectuarse.

Al respecto, Seúl negó estar planeando un ataque contra su vecino del Norte. Las dos Coreas habían dado pasos históricos hacia su reconciliación tras una década de presidentes surcoreanos liberales, celebrando el año pasado su primera cumbre desde 2000 y restableciendo sus vínculos de transporte a través de su ultra militarizada frontera.

Sin embargo, la semana pasada comenzó a profundizarse la crisis cuando Corea del Norte expulsó a 11 funcionarios surcoreanos del parque industrial intercoreano en Kaesong, situado en la frontera norcoreana, y amenazó con ralentizar la suspensión de su programa nuclear.

Desde la entrada de Lee como presidente surcoreano, quien ocupó el poder en febrero tras dos gobiernos liberales que buscaban un acercamiento a Pyongyang, las relaciones entre las dos Coreas se enfriaron.

Lee ha condicionado la expansión de los nexos económicos con Pyongyang a un avance en el proceso de desmantelamiento del controvertido programa nuclear norcoreano.

Dejá tu comentario