Sacrificaron a una jirafa por "excedente de animales" en un zoo de Dinamarca

Mundo

Un bebé jirafa del zoológico de Copenhague fue sacrificada pese a los intentos de los defensores de animales daneses por evitar su muerte, con la recolección de cientos de miles de firmas, y el ofrecimiento de adopción por parte de otros zoo y parques europeos.

Según los responsables del zoológico, la ejecución de Marius, de 18 meses, era para evitar la consanguinidad entre las distintas especies que hay en el recinto.

Además aseguraron que su carne sirvió de alimento para los carnívoros del mismo establecimiento, entre ellos los leones.

Esto indignó a los miles de ciudadanos que habían firmado peticiones para que no se llegara al extremo de sacrificar el animal.

Bengt Holst, el director científico del zoológico, declaró a un diario danés que Marius tenía que ser asesinada para mantener a la población de la jirafa.

"Hay que aceptar que hay un excedente de animales que no se pueden incluir en la cadena genética, para no causar problemas de endogamia", dijo Holst. El zoológico es parte de un programa de cría europea para las jirafas y está sujeto a las normas sobre la endogamia para mantener los animales sanos.

Los responsables del lugar habían rechazado la propuesta de otros zoológicos de albergar a Marius.

Defensores de los derechos animales calificaron la medida de "bárbara" y acusaron al zoo de ser poco ético.

Maria Evans, que fue la que comenzó la petición online para salvar la vida de Marius, declaró que la jirafa "merecía vivir", y agregó que el recinto tenía la responsabilidad de encontrarle un hogar, sin importar el tiempo que esto tomara.

"No se les debería permitir tomar una decisión así, tan fácil", afirmó.

El zoo de Marius participa en un programa de la Asociación Europea de Zoo y Acuarios (EAZA) que dicta rígidas reglas sobre la consanguinidad prohibiendo la reproducción entre "parientes" con el objetivo de mantener sanas las especies en el interior del establecimiento.

Dejá tu comentario