25 de julio 2007 - 00:00

Sacude a España caso de espionaje (culpan a Rusia)

Madrid (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Los servicios de inteligencia españoles anunciaron ayer la detención de uno de sus ex agentes que presumiblemente entregaba información secreta sobre contraespionaje a Rusia y las identidades de «decenas» de espías que trabajaban para España, a cambio de «mucho dinero».

En una conferencia de prensa en la sede del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el director de este servicio, Alberto Saiz, aseguró que se trata de un «caso único» en la historia de los servicios de espionaje españoles.

El ex agente, detenido el lunes en la isla de Tenerife (islas Canarias), fue identificado como Roberto Flórez García, de 42 años, quien habría filtrado información secreta entre diciembre de 2001 y febrero de 2004.

Flórez, según Saiz, se ofreció voluntariamente a un servicio de espionaje extranjero a cambio de « mucho dinero». El jefe del CNI no quiso revelar el país para el que espió Flórez, pero los medios de comunicación inmediatamente lo identificaron con Rusia.

No obstante, fuentes de la embajada rusa en Madrid negaron cualquier responsabilidad y dijeron que no tenían «nada que ver» con el ex agente. El espionaje de Flórez coincidió con el incremento de las actividades de los servicios secretos rusos en Europa tras la llegada de Vladimir Putin a la presidencia rusa, los cambios internacionales derivados de los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Estados Unidos y las guerras en Afganistán e Irak.

Por otra parte, Flórez había sido ya vinculado en 2000 a un supuesto caso de espionaje contra Alejandro Toledo, entonces candidato a la presidencia de Perú, en colaboración con los servicios secretos peruanos.

  • Garantía

    Saiz garantizó que en el período en el que se produjo esa fuga de información no peligró la seguridad de España, de la Unión Europea ni de la OTAN. Sin embargo, debió reconocer que el agente, que se había dado de baja en el CNI en febrero de 2004, filtró información sobre organización y procedimientos internos de ese organismo, actividades de contrainteligencia y «decenas» de identidades de agentes españoles.

    Admitió que el espionaje de Flórez causó daños internos al CNI, y obligó a modificar estructuras y procedimientos y a introducir nuevas medidas de seguridad. Según Saiz, aunque los datos filtrados por Flórez fueron «útiles» en aquellos tiempos para el servicio de inteligencia extranjero que los adquirió, en la actualidad «son de interés menor» debido al paso del tiempo y a la reestructuración del CNI.

    En la actualidad, Moscú y el Reino Unido mantienen una fuerte disputa diplomática por el asesinato en Londres del ex espía ruso Alexander Litvinenko ( férreo opositor de Putin), aparentemente a manos de otro agente del Kremlin, Andrei Lugovoi.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar