24 de abril 2008 - 00:00

Sarkozy admitió "errores" en su primer año de gobierno

Sarkozy admitió errores en su primer año de gobierno
El presidente francés Nicolas Sarkozy admitió el jueves "sin duda haber cometido errores" durante su primer año en el cargo, pero dijo que las reformas planeadas siguen siendo necesarias, en una entrevista televisada.

Frente a un panel de cinco periodistas, en una emisión de televisión de 90 minutos desde el palacio del Elíseo, Sarkozy explicó su balance del primer año de gobierno y sus proyectos para el futuro, cuando su gestión es criticada por tres de cada cuatro franceses.

En el capítulo de su balance de política internacional, el presidente francés expresó su deseo de que su homólogo venezolano Hugo Chávez "siga comprometido" en las negociaciones con la guerrilla colombiana FARC, para obtener la liberación de la franco-colombiana Ingrid Betancourt.

Sarkozy fue interrogado sobre el carácter "vano" de los esfuerzos franceses para obtener la liberación para obtener la liberación de la franco-colombiana, Sarkozy reaccionó vehementemente exclamando: "¿vanos, vanos? Pero si tenernos una prueba de vida".

"No renunciaré, no cederé", aseguró Sarkozy al evocar "las condiciones abominables" de detención de Betancourt, en poder de las FARC desde hace más de seis años.

Preguntado sobre si las negociaciones podrían haber sido más discretas, Sarkozy reconoció: "Quizás me equivoqué, pero no es fácil" tomar iniciativas como el envío de una misión médica de urgencia, a principios del mes de abril.

Por otro lado, Sarkozy, que tenía previsto viajar a México y luego a Perú, canceló estos desplazamientos debido a un "programa demasiado cargado en el marco de la preparación de la presidencia francesa de la Unión Europea", informó el jueves el palacio del Elíseo.

El jefe del Estado francés debía viajar a México el 14 y 15 de mayo, luego a Lima el 16 de mayo, con motivo de la cumbre Unión Europea-América Latina.

Será el primer ministro, François Fillon, quien le representará en la cumbre de Lima. El viaje a México fue postergado para una fecha ulterior, precisó la presidencia francesa.

En su entrevista televisada, Sarkozy se declaró "conmocionado por lo que ocurre en Tibet", asegurando que aún no había decidido si iría o no a los Juegos Olímpicos de Pekín en agosto próximo.

El mandatario francés precisó que haría todo para que al respecto haya una posición común de la Unión Europea, y abogó por una "mayor autonomía" para el Tibet, reconociendo que esta provincia forma parte de la China.

Justificando su decisión de enviar refuerzos franceses a Afganistán, que concita la oposición de más del 80% de los franceses, el mandatario afirmó que "si se abandona Afganistán, Pakistán se derrumbará como un castillo de naipes".

En el tema del Medio Oriente, el presidente francés reiteró posición de apoyo a Israel, al rechazar un eventual diálogo con Hamas palestino, "porque no tengo el derecho de hablar con una organización que anunció querer borrar a Israel del mapa". Ese mismo argumento dio para negar un diálogo con Irán.

En vísperas de que Francia asuma la presidencia de la Unión Europea, el presidente
Sarkozy se refirió a uno de los temas más polémicos como es la adhesión de Turquía a la UE manifestando que si la cuestión se plantea siendo él presidente de la República, haría un referéndum sobre el tema.

Explicando la situación de impopularidad inédita para un presidente desde hace 50 años, al cabo de doce meses de gobierno, el mandatario francés señaló que "sin duda no he explicado bastante, sin duda yo mismo he cometido errores".

El jefe del Estado francés estimó tener "una parte de responsabilidad" frente al "desconcierto" de los franceses que le fue resaltado.

Pero pidió ser juzgado al terminar su periodo de cinco años, asegurando haber sido elegido para efectuar "los cambios que el país necesita".

"Tenemos un contexto internacional difícil, razón de más para acelerar las reformas", explicó Sarkozy.

Según su opinión, estas reformas son tanto más importantes que "la mundialización ha convertido al mundo en una aldea" y que "nadie tiene garantizado un lugar" en la competencia internacional.

Dejá tu comentario

Te puede interesar