Se esperan nuevos desbordes en Francia porque Justicia avaló reforma laboral

Mundo

El Consejo Constitucional francés aprobó hoy una polémica ley de empleo juvenil que se espera sea promulgada mañana por el presidente Jacques Chirac, a pesar de la ola de protestas que sufre Francia.

El presidente Chirac, quien canceló su agenda semanal para seguir de cerca el conflicto, promulgará mañana la ley Igualdad de posibilidades, cuyo artículo 8 contiene el Contrato del Primer Empleo (CPE), informaron fuentes parlamentarias y políticas.

La ley, aprobada por el Parlamento, debe entrar en vigencia en abril.

Posteriormente, Chirac hablará al país a las 20 (15 Argentina) en cadena nacional para buscar destrabar la situación creada por el CPE, una iniciativa del primer ministro, Dominique De Villepin, quien aspira a presentarse como candidato a la presidencia en las elecciones de 2007.

En cuanto al despido sin motivo durante los dos primeros años del CPE, la máxima autoridad constitucional consideró que el despedido podrá recurrir a los tribunales franceses.

En ese caso, la Justicia deberá dictaminar en cada situación y sancionar eventuales abusos del derecho. El líder estudiantil Bruno Julliard previno a Chirac que promulgar la ley será "una actitud irresponsable, de menosprecio con los manifestantes, que es la opinión mayoritaria" y advirtió que "continuaremos con la movilización hasta el retiro del CPE".

El martes pasado, más de 2 millones de personas en toda Francia repudiaron el CPE. La intersindical conformada por estudiantes y sindicatos ya anunciaron otra huelga general y movilización para el 4 de abril.

Los diez "sabios" del Consejo -entre quienes se encuentra el ex presidente Valéry Giscard d'Estang y Simona Veil- estimaron hoy que "no existe, en derecho, materia a reservas" sobre los dos puntos más polémicos del CPE: la duración del periodo de ensayo y la modalidad de ruptura contractual. Los partidos opositores y el movimiento social esperaban que el Consejo censurara el CPE por no respetar los procedimientos gubernamentales y por no fomentar una igualdad entre los asalariados.

El 16 de enero pasado, De Villepin lanzó el CPE para compartir el desempleo en los jóvenes, que llega al 23 por ciento. El CPE es un contrato de duración indeterminada destinada a los menores de 26 años, que exige un periodo de prueba de dos años lapso, tras el cual un empleado puede ser despedido sin causa con un preaviso de sólo 15 días.

Desde ese momento se creó un amplio y heterogéneo movimiento social que no para de crecer en las últimas semanas, con movilizaciones históricas y que provocan el temor de las autoridades por la reiteración de incidentes.

Chirac no utilizaría los 9 días que podría tomarse para promulgar la ley sin pedirle al parlamento una deliberación de la ley o de ciertos artículos en consenso con los actores sociales.

De Villepin y el presidente de la Asamblea Nacional (Senado) Jean-Louis Debré amenazaron con renunciar si el texto era debatido en el Parlamento.

La promulgación de la ley será acompañada de la apertura de negociaciones comandadas por un negociador del gobierno, que podría ser el ministro de Trabajo Jean-Louis Borloo.

Los medios galos hablan que las negociaciones serán un "Grenelle Social", ambiciosa referencia que recuerda los dos días de negociaciones que siguieron al mayo de 1968 en el ministerio de Trabajo con el premier Georges Pompidou, situado en la calle Grenelle.

En esa ocasión los sindicatos, que apoyaban la lucha de los estudiantes, acordaron el regreso al trabajo levantando las huelgas a cambio de un importante aumento salarial.

No obstante, el secretario general de la CFDT, Francois Chér?que anunció que las organizaciones sindicales no aceptarán participar en una negociación.

El Ministerio de Educación informó hoy en un comunicado que 17 universidades sobre 84 y 635 liceos de 4.300 continúan ocupados en todo el país, sin embargo, son más de 60 las facultades en huelga, la mayoría desde hace mas de seis semanas.

El miércoles, el ministro de Educación, Gilles de Robien, anunció que reabriría hoy los colegios secundarios bloqueados con la policía. Sin embargo, fueron hoy los estudiantes quienes dejaron los liceos para salir a las calles nuevamente y no a marchar por las calles.
Los estudiantes realizaron hoy una nueva jornada de acción saliendo a cortar calles, rutas o vías férreas y también a ocupar dependencias públicas provocando serios problemas en varias de las ciudades más importantes del país.

En París, la policía desalojó esta tarde a bastonazos a los estudiantes secundarios que permanecieron dos horas sentados en una de las terminales de trenes más importantes de la capital y que paralizaron los trenes de alta velocidad que debían partir a las distintas capitales europeas.

Además, este mediodía los estudiantes desafiaron la intensa lluvia y cortaron la ruta
periférica que circunda París con una "sentada" provocando un caos de transito.

En el mismo momento otro grupo intento cortar el transito en el corazón de Paris, en la plaza de Chetelet, pero un grupo de la policía antidisturbios apareció rápidamente en el lugar y se produjeron fuertes incidentes ante la mirada aterrada de cientos de turistas.

Un numero importante de los mas de 700 detenidos en las manifestaciones del martes fueron condenados hoy a penas de prisión de hasta tres meses. Varias agrupaciones de Derechos Humanos denuncian al gobierno de aplicar "condenas elevadas".

Por su parte, Nicolas Sarkozy, quien hoy presento su nuevo y polémico proyecto de ley inmigratoria, sigue distanciándose del gobierno.

El actual ministro del Interior se reunió en privado con De Villepin hoy y los rumores de que podría dejar el gobierno se acrecientan. Sarkozy teme por su imagen de cara a las elecciones del año próximo y por eso se distancia cada vez más de la postura rígida de Chirac y De Villepin.

Dejá tu comentario