Siguen los atentados suicidas en Pakistán: al menos 52 muertos

Mundo

Tres atentados suicidas dejaron hoy al menos 52 muertos en Pakistán, a medida que se intensifica la respuesta militante tras el ingreso del Ejército a una mezquita radical en Islamabad.

Una ola de ataques con bomba ha afectado a todo Pakistán, provocando más de 160 muertes desde la ofensiva de hace nueve días contra el complejo de Lal Masjid o Mezquita Roja, un bastión militante.

Al menos 30 personas murieron hoy cuando un atacante suicida en un coche bomba, que aparentemente apuntaba contra un vehículo que transportaba a obreros chinos que trabajaban en actividades mineras, impactó contra un camión de la policía que los escoltaba en la ciudad sureña de Hub.

Los chinos resultaron ilesos, pero murieron los siete policías que iban en el vehículo y 23 transeúntes. Otras 28 personas resultaron heridas.

En la ciudad de Hangu, al noroeste del país, siete personas, entre ellos algunos policías, murieron hoy víctimas de un coche bomba.

El tercer ataque dejó al menos 15 muertos, entre ellos dos niños, en una mezquita en un centro de entrenamiento del Ejército, en una zona de cuarteles militares de Kohat, según señaló el oficial Mohammad Riaz, de la policía de la provincia Frontera Noroccidental.

"La explosión ocurrió cuando la gente estaba a punto de realizar las oraciones nocturnas, aparentemente fue un suicida con bomba", dijo.

El ataque en Hub, en la frontera entre las provincias de Baluchistán y Sindh, fue el mayor de la última ola de violencia y el primero en el sur de Pakistán.

"Vi llamas en todo mi alrededor tras escuchar un gran estruendo. Parecía como si los autos volaran por el aire", relató a Reuters Mohammad Raheem, un obrero de 17 años herido en la explosión, en un hospital de Karachi.

"Había llantos y gritos por todas partes. Después de eso, no sé qué sucedió. Simplemente me desmayé", agregó.

En el pasado, separatistas baluches han atacado a trabajadores chinos en la misma región, pero la policía sospecha que el último ataque está relacionado con el ingreso a la mezquita.

"Creemos que es parte de los ataques recientes perpetrados por militantes islámicos", dijo Tariq Masood Khosa, jefe de la policía de Baluchistán.

El presidente Pervez Musharraf afirmó el miércoles que no tenía intenciones de declarar un estado de emergencia para combatir la creciente inseguridad y, además, dio garantías de que las elecciones programadas para fines de este año se realizarían según lo planeado.

Un clérigo expresó temores de una guerra civil si Musharraf intensifica su lucha contra militantes.

Dejá tu comentario