6 de diciembre 2007 - 00:00

Sorprende un duro choque de Bachelet y el empresariado

Michelle Bachelet
Michelle Bachelet
Santiago (EFE, AFP) - La presidente de Chile, Michelle Bachelet, rechazó ayer la «beligerancia» de los empresarios hacia su gobierno y los emplazó a recuperar «la compostura» y a buscar el entendimiento a través del diálogo.

Bachelet respondió así a las fuertes críticas que recibió la noche del martes de parte de Alfredo Ovalle, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), la principal patronal del país, durante la clausura del Encuentro Nacional de la Empresa (ENADE 2007).

«Ayer frente a los empresarios hablé de la necesidad de alcanzar entendimiento nacional y lamento que lo que escucháramos en la ENADE muestre un claro retroceso en este sentido», dijo la mandataria, durante la promulgación de una ley que regula las carreras universitarias.

«No es aceptable una actitud beligerante, de oportunismo, o las expresiones de arrogancia, así es que yo quiero hacer un llamado a recuperar la compostura», subrayó.

Según la encuesta mensual de la firma Adimark GfK, el apoyo a la presidenta socialista se ubicó en noviembre en 38,2%, una leve baja desde 38,9% de octubre.

En tanto, Ovalle, en la ENADE, enumeró una serie de inquietudes de los empresarios, criticó la política laboral del gobierno y afirmó que en el país existe «un ambiente enrarecido», además de emplazar a Bachelet a que «tome el timón».

«Hoy en Chile respiramos un aire enrarecido, donde la desconfianza se presenta cada vez con más fuerza. Estamos en un segmento del camino en que surgen dudas, hay desconcierto y se reclama la falta de señales claras», dijo el dirigente ante centenares de empresarios.

También cuestionó «las iniciativas laborales que menoscaban la confianza» y «las actuaciones antiempresa» de la Dirección del Trabajo, que en las últimas semanas ha investigado el cumplimiento de la legislación sobre trabajadores contratistas en las empresas.

Según el dirigente, el gobierno reaccionó tardíamente y con «poca firmeza» frente a movilizaciones sindicales que a veces derivaron en episodios de violencia.

Asimismo, Ovalle reprochó a Bachelet por casos de corrupción descubiertos en los ferrocarriles estatales y en la Subsecretaría de Deportes y por el mal funcionamiento del Transantiago, el nuevo sistema de transporte público de la capital.

Bachelet afirmó que «el estilo confrontacional es lo que enrarece la convivencia nacional» y aseguró que «no es lo que el país quiere, tampoco es lo que la gente necesita, y no es para nada lo que el mundo empresarial me ha hecho saber permanentemente».

«Emplazo a no retomar el pasado de confrontaciones, polarizaciones y actitudes impositivas que supimos desterrar de nuestra patria», remarcó.

«El país inclusivo que estamos construyendo reconoce derechos e incentiva un diálogo en base al respeto, por eso lo que no es aceptable es una actitud beligerante, el oportunismo o las expresiones arrogantes. Así que yo quiero hacer una llamado a recuperar la compostura», añadió.

Dejá tu comentario

Te puede interesar