27 de agosto 2002 - 00:00

Tensión: cesan actividad del ala política de ETA

En medio de crecientes temores a una fuerte escalada del terrorismo vasco, la Justicia española ordenó ayer la suspensión de las actividades de Batasuna, partido considerado el brazo político de ETA. Paralelamente, una alianza entre el oficialismo y los socialistas logró que el Parlamento reclamara la ilegalización definitiva de esa formación. Al cierre de esta edición, la policía comenzó a desalojar las sedes partidarias, que habían sido ocupadas por militanes radicales.

Tensión: cesan actividad del ala política de ETA
Madrid (La Vanguardia, El Mundo, ANSA, AFP) - En un hecho sin antecedentes que alienta temores a una nueva escalada de la violencia terrorista, el juez español Baltasar Garzón ordenó la suspensión por tres años de las actividades de Batasuna, el brazo político de ETA. En tanto, los tiempos políticos para la ilegalización de esa agrupación se aceleraron en el Parlamento, mediante una crucial votación que contó con una alianza entre el oficialismo de José María Aznar y la oposición socialista.

Anoche, la policía comenzó el desalojo de los locales de Batasuna, que albergaban a militantes que resistían la medida judicial y que habían sido convocados por el líder de la agrupación radical. No bien se conoció el fallo del juez Garzón, el portavoz Arnaldo Otegui pidió a los nacionalistas que ocupen las sedes «porque acá no está en juego un partido político sino la dignidad nacional». Enseguida se afincaron seguidores en el local central de Pamplona con carteles que decían «Contra el fascismo», «Demokrazia Euskal Herriarentzat» (Democracia para Euskal Herria) y «Euskal Herria aurrera» (Euskal Herria, adelante). En una primera reacción de una previsible cadena de violencia, un colectivo fue incendiado en San Sebastián por los denominados Kale Borroka.

• Notificación

Dos horas antes del inicio de la sesión extraordinaria de los diputados, que finalmente instó al gobierno a pedir a la Corte Suprema la ilegalización, tal como estipula la nueva ley de partidos políticos, Garzón notificó la suspensión por tres años, prorrogable a cinco, de las actividades de Batasuna y decretó el cierre de todas sus sedes, locales, bares o establecimientos.

El juez de la Audiencia Nacional, con jurisdicción equiparable a la de la Justicia federal en la Argentina, tiene como probado que Batasuna colaboraba con la organización terrorista ETA tanto en su financiación como en la logística.

En el dictamen, Garzón suspende también las actividades orgánicas, públicas, privadas e institucionales de la coalición abertzale (nacionalista), entre ellas las denominadas Herriko Tabernas, bares y centros sociales distribuidos en toda la geografía vasca que suelen congregar a independentistas. La orden de Garzón no afecta a la actividad istitucional parlamentaria, comunal y regional, ni a las intendencias. Este partido ocupa cerca de 1.000 cargos públicos electos.

Batasuna no podrá hacer propaganda ni lucir banderas u organizar manifestaciones,
que realiza casi a diario. El magistrado calificó de «crímenes contra la humanidad» las acciones de ETA, «en la que se encuadra HB-EH (siglas anteriores) y Batasuna». También cierra la pinza en torno a la financiación, ya que le quita todo recurso estatal y obliga a las empresas de servicios a rescindir contratos (agua, luz). Al cierre de esta edición, acababa de cesar la vigencia del sitio de Internet batasuna.org.

Lo dispuesto por Garzón demandará una acción policial de gran magnitud y coordinada entre el gobierno central y el regional, instancia habitualmente conflictiva, sobre todo en aquellas localidades pequeñas del País Vasco y Navarra en las que los radicales y nacionalistas son mayoría.

• Ilegalidad

En una decisión independiente de lo dictaminado por el juez, casi 90 por ciento de los diputados, casi todos ellos populares y socialistas, votó a favor de la moción impulsada por Aznar para habilitar el recurso que finalmente hará que la Corte Suprema decida la ilegalización. Para el ministro del Interior, Angel Acebes, «el Parlamento refuerza la democracia y se hace fuerte frente al terrorismo». Acebes consideró que «Batasuna multiplica, acompaña y extiende el efecto amenazador de la ETA». En la otra vereda, se abstuvieron Izquierda Unida, Convergencia y Unió (nacionalistas catalanes) y el Bloque Nacionalista Gallego, y se opusieron los nacionalistas vascos moderados del PNV y EA y los nacionalistas radicales catalanes.

El coordinador de Izquierda Unida,
Gaspar Llamazares, denunció que «es falsa la división entre buenos y malos que pretende Aznar», en tanto que Iñaki Anasagasti, representante del PNV, expresó que los crímenes de ETA son execrables, pero también hay una utilización de esos crímenes ante la opinión pública» y calificó al proyecto como «una gran mentira».

La organización Batasuna (unidad en vasco) que sucedió a las anteriores Herri Batasuna (HB) y Euskal Herritarrok (EH), sacó en las últimas elecciones regionales vascas 10 por ciento de los votos, luego de que la ETA reanudara sus operaciones terroristas.

Anteriormente, en 1999, había logrado su mejor elección obteniendo el tercer lugar en las elecciones municipales, con 17 por ciento de los sufragios en plena tregua de la ETA. HB fue fundada en 1978, bajo el signo de la apertura y la diversidad, pilares de la democracia española, al extremo de permitir la representación política de quienes cuestionaban a la misma España. Ese ciclo parece haberse cerrado ayer.

Dejá tu comentario

Te puede interesar