Tras un golpe, una caricia a China: Biden revisa la prohibición de TikTok y WeChat

Mundo

El demócrata ordenó a varias dependencias de su administración un estudio riguroso sobre si realmente representan una amenaza a la seguridad nacional. La tregua durará 120 días. Pese a eso, no se espera una distensión bilateral inmediata.

Washington - Días después de haber ampliado la lista de empresas chinas en las que los estadounidenses tienen prohibido invertir, el presidente Joe Biden sorprendió ayer al matizar la dureza que ha exhibido desde el inicio de su gestión. En ese sentido, revocó ayer los decretos de su predecesor, Donald Trump, que buscaban prohibir en EE.UU. las aplicaciones móviles de propiedad china TikTok y WeChat por preocupaciones de seguridad nacional.

Una declaración de la Casa Blanca afirmó ayer que en lugar de prohibir esas y otras ocho aplicaciones chinas, la administración Biden solicitó “un análisis riguroso basado en evidencia para abordar los riesgos” de las plataformas de redes sociales de Internet controladas por entidades extranjeras.

La orden de Biden pretende identificar cualquier “aplicación de software conectada que pueda suponer un riesgo inaceptable para la seguridad nacional de Estados Unidos y el pueblo estadounidense”, dijo en un comunicado. Eso incluye “aplicaciones que sean propiedad, estén controladas o sean gestionadas por personas que apoyen actividades militares o de inteligencia de adversarios extranjeros, o que estén implicadas en actividades cibernéticas maliciosas, o que impliquen aplicaciones que recojan datos personales sensibles”.

Se estima que TikTok, propiedad de la empresa china ByteDance, tiene unos 1.000 millones de usuarios en todo el mundo, incluidos más de 100 millones en Estados Unidos, y es especialmente popular entre los usuarios jóvenes de teléfonos inteligentes.

WeChat, que forma parte del gigante tecnológico chino Tencent, es una “superaplicación” muy popular en China que incluye mensajería, comercio electrónico y mucho más.

El texto de Biden da un plazo de 120 días para que los titulares de los departamentos de Comercio, Estado, Defensa, Seguridad Nacional y el director de Inteligencia Nacional emitan un informe con sus recomendaciones.

Trump había dicho que las aplicaciones de propiedad china planteaban riesgos para la seguridad nacional y había intentado forzar la venta de TikTok a inversores estadounidenses.

El expresidente acusaba a WeChat y a TikTok de recopilar datos confidenciales y compartirlos con el régimen chino. Estas empresas siempre han negado estas acusaciones de espionaje. Tras la primera orden ejecutiva de Trump, en agosto de 2020, se inició una batalla legal aún inconclusa.

Pese al gesto de aparente distensión, Biden no pretende aliviar incondicionalmente la presión sobre China. Tanto es así que la semana pasada modificó un decreto de Trump para ampliar la lista de entidades chinas involucradas en tecnologías de vigilancia en las que las empresas y los ciudadanos estadounidenses tienen prohibido invertir.

Pekín acusó ayer a Washington de sufrir un “delirio paranoico” después de que el Senado estadounidense aprobara un proyecto de ley de política industrial destinado a contrarrestar la creciente influencia económica de China.

Los partidos estadounidenses superaron sus divisiones y apoyaron el martes un plan que destina más de 170.000 millones de dólares en investigación y desarrollo, uno de los logros más significativos en el Congreso desde que comenzó la presidencia de Biden el 20 de enero.

Dejá tu comentario