Denuncian que Rusia atacó una escuela con refugiados en el Donbass y dejó 60 muertos

Mundo

El gobernador de la provincia de Lugansk informó que 27 personas fueron rescatadas con vida. El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, confirmó la cifra de fallecidos en un discurso nocturno.

Un presunto ataque aéreo de Rusia alcanzó una escuela en el este de Ucrania en cuyo sótano se refugiaban decenas de personas y 60 de ellas quedaron bajo los escombros, mientras las tropas del Kremlin continuaban su intento por capturar por completo la ciudad de Mariupol, en el Donbass, un día antes de celebrar el tradicional desfile que conmemora la victoria contra los nazis en 1945.

El ataque en el Donbass ocurrió en medio de persistentes bombardeos rusos contra localidades y pueblos de esa región del este de Ucrania que Rusia busca conquistar con una nueva ofensiva lanzada el mes pasado.

"Como resultado de un ataque ruso sobre Bilohorivka, en la región de Luhansk, murieron unas 60 personas, civiles, que simplemente se escondían en la escuela, refugiándose de los bombardeos", dijo Volodimir Zelensky en su discurso nocturno por vídeo.

El gobernador de la provincia de Lugansk, una de las dos que forman el Donbass, dijo que el ataque provocó el incendio de la escuela del pueblo de Bilogorivka, y que rescatistas encontraron dos cadáveres y sacaron con vida a 27 personas.

Ucrania teme que decenas de personas hayan muerto en el bombardeo a una escuela

"Había 90 personas en total en la escuela, se salvaron 27", dijo el gobernador, Sergi Gaidai, en Telegram, según la agencia de noticias AFP.

La invasión rusa a Ucrania dejó miles de muertos y millones de refugiados y ya es el mayor conflicto armado europeo desde la Segunda Guerra Mundial, cuya finalización se conmemoró hoy con Día de la Victoria en Europa.

Un día antes del desfile anual en Moscú para celebrar la victoria de la Unión Soviética contra los nazis, que en Rusia se recuerda el 9 de mayo, fuerzas rusas buscaban completar la captura total de Mariupol, en la provincia de Donetsk.

Una extensa planta siderúrgica era el único lugar de la ciudad portuaria o orillas del mar de Azov -parte del mar Negro- que no estaba bajo control ruso.

Todas las mujeres, niños y otros civiles de avanzada edad que se encontraban refugiados en la acería Azovstal terminaron de ser evacuados ayer en un operativo de varios días de la ONU y la Cruz Roja en coordinación con Rusia y Ucrania.

Los combatientes ucranianos que seguían en su interior, refugiados en búnkeres subterráneos, reiteraron que se negaban a deponer las armas. Se creía hoy que cientos de ellos estaban heridos. El Ejército ruso mantenía rodeada la planta.

"Rendirse no es una opción, porque a Rusia no le interesan nuestras vidas", dijo Ilya Somoilenko, oficial de inteligencia del Batallón Azov, la unidad militar ucraniana que resiste en la planta, en una conferencia de prensa difundida por video.

Temas

Dejá tu comentario