Un chavista busca el poder en Ecuador

Mundo

Quito (Reuters, ANSA, AFP) - El chavista Rafael Correa libró ayer una cruzada mediática y callejera por los votos que le faltaban para ganar la presidencia de Ecuador en la primera vuelta del domingo, mientras sus opositores intentaban cerrarle el paso acusándolo de querer llevar el país al caos.

Correa, un admirador del mandatario venezolano, Hugo Chávez, el multimillonario Alvaro Noboa y el socialdemócrata León Roldós cruzaron duros ataques en las horas previas al cierre de sus campañas, apelando a discursos mesiánicos, llamados a impulsar una revolución política o a proteger la democracia. Pero fueron ambiguos respecto de las fórmulas para apuntalar una economía regida por el dólar desde 2000 y que está sedienta de inversiones para disminuir un desempleo de 10%.

Según un sondeo de la encuestadora Market difundido ayer, Correa llega a los comicios con una intención de voto de 31,5%, contra 23,8% de Noboa, 20,21% de Roldós y 13,3% de la derechista Cynthia Viteri.

Con estos datos en la mano, los analistas de Market dijeron que «no es imposible» que Correa gane en primera vuelta, pero aseguraron que es « improbable» que logre el piso de 40% de los válidos -más una diferencia de 10 puntos sobre el segundo- requeridos para vencer sin ir a un ballottage. Su esperanza es el elevado nivel de indecisos, cercano a 30%, que podría albergar un voto oculto.

De acuerdo con Market, en una enventual segunda vuelta, que se realizaría el 26 de noviembre, Correa vencería a Noboa por 44% a 19% y haría lo propio con Roldós por 36% a 32%.

Correa dio por sentado que los electores apoyarán masivamente en las urnas su propuesta de instaurar una Asamblea Constituyente para reformar radicalmente la Constitución y cortar el poder que ejercen los partidos hegemónicos sobre el Estado.

  • Tsunami

    «Es un sueño para volver a tener Patria. Es impresionante que el pueblo y la ciudadanía se hayan revelado en cada rincón de la Patria. Es un tsunami verde que aplastará a la partidocracia», aseguró el economista haciendo uso del vocablo con el que se refiere a la clase política tradicional.

    Correa -que de ser un desconocido profesor se convirtió en una fulgurante figura política tras un fugaz paso por el Ministerio de Economía en 2005- está capitalizando el descontento de la población con los partidos tradicionales, a los que acusa de ser corruptos e ineficientes para sofocar la crónica inestabilidad política del país, con diez presidentes desde 1997.

    Correa, un polémico economistade 43 años que no ocultasu admiración por Chávez, ha dicho que reestructurará la deuda externa de 10.277 millones de dólares para destinar más fondos a programas sociales. Además, inquietando a los inversores, dijo que no pagará la parte de la deuda que considera «ilegítima».

    Pese a la estabilidad económica generada por la dolarización, las condiciones de vida de la población no han mejorado sustancialmente, y se calcula que 2,5 millones de ecuatorianos dejaron el país por razones económicos. La población total del país alcanza a 13 millones de personas.
  • Dejá tu comentario