Un gracioso Berlusconi teme fraude vernáculo

Mundo

Roma (ANSA, Télam) - El líder conservador italiano Silvio Berlusconi denunció ayer irregularidades en la votación de los italianos residentes en la Argentina y dijo temer que ello derive en un fraude.

La denuncia fue descartada por el canciller, Massimo D'Alema, quien sin embargo reconoció que existen «descuidos» en las votaciones de italianos en el exterior, particularmente en la Argentina.

«Tememos fraudes electorales en todas partes. Sobre la cuestión de los italianos en el exterior, nos llegó la noticia de 150.000 boletas de más que fueron impresas en la Argentina», dijo Berlusconi sobre los comicios del próximo 13 y 14 de abril en Italia.

El magnate de medios, candidato a jefe de Gobierno por el partido Pueblo de la Libertad (PDL) y máximo favorito según las encuestas, se refirió así a una denuncia formulada el pasado sábado en Buenos Aires por un candidato a diputado por la región Sudamérica de su partido, Charnela Pintabona. Según éste, un correo privado ganó la licitación para que los electores reciban los sobres, el instructivo y las boletas. Pero «se imprimieron 150.000 de más y nos preocupa porque creemos que en 2006 hubo irregularidades. Le pedimos al Consulado en Buenos Aires que resguarde esas boletas y normalice esto».

Las leyes electorales italianas establecen que un total de 18 bancas en el Parlamento (12 diputados y 6 senadores) para representantes de los alrededor de 2 millones italianos residentes en el exterior, de los cuales 5 (2 al Senado y 3 a Diputados) corresponden a Sudamérica. En la Argentina son cerca de 450 mil los ciudadanos italianos que tienen la posibilidad de participar por correo de las elecciones generales. El padrón de la Argentina conforma casi la mitad de la nómina de italianos que viven en Sudamérica.

  • Brasil y Suiza

    Por otro lado, se denunció que una huelga de personal de correo en varios estados de Brasil también está amenazando el proceso y que los temores de fraude se extienden incluso a las votaciones en Suiza, donde las cartas destinadas al sufragio se están comprando y vendiendo por entre 20 y 50 euros.

    En 2006, tres italoargentinos llegaron al Parlamento: los diputados Ricaro Merlo, Giuseppe Angeli y Luigi Pallaro, de la Associazioni Italiane in Sudamerica, como senador. Precisamente, Pallaro, quien va por su reelección, desestimó la posibilidad de un fraude, y atribuyó las denuncias a «quienes están perdiendo las elecciones».

    «La gente que pierde las elecciones siempre ve fraude. La denuncia la hicieron (el candidato a senador Esteban) Caselli y Berlusconi, pero no tienen argumentos para una denuncia de este tipo», afirmó.

    Por su parte, el canciller D'Alema replicó desestimando las posibilidades de un fraude y aseguró que el gobierno «está empeñado en garantizar el ejercicio del derecho de voto de todos los ciudadanos residentes en el exterior y tratar de controlar su regularidad».

    Sin embargo, admitió que hubo «descuidos, por ejemplo en países como la Argentina», debido a que «quien no recibió el sobre electoral puede pedir un duplicado en el consulado hasta último momento». «Es necesario también que los ciudadanos en el exterior nos ayuden», concluyó el ministro. Los italianos en el exterior deben enviar su voto por correo al consulado de su circunscripción antes del próximo 9 de abril, en unos sobres que le fueron entregados antes del pasado 26 de marzo. Quien no recibió los sobres debía reclamarlos en la sede consular para poder ejercer su derecho.
  • Dejá tu comentario