Un joven negro de 20 años, nueva víctima de la Policía que mató a George Floyd

Mundo

Minneapolis - Cientos de personas protestaron en la noche del domingo y la madrugada de ayer por un nuevo caso de gatillo fácil luego que un hombre negro muriera tras ser baleado por un policía en un suburbio de Minneapolis (Minnesota), la ciudad estadounidense donde un agente actualmente en juicio mató el año pasado al afroestadounidense George Floyd.

Tras horas de mucha tensión, Tim Gannon, jefe de la fuerza de la localidad de Brooklyn Center, dio la primera explicación del caso: “El oficial sacó su pistola en lugar de la Taser (eléctrica y no letal, que se usa para reducir a detenidos). Fue una descarga accidental que resultó en la trágica muerte” del afroestadounidense Daunte Wright, de 20 años.

Los manifestantes se habían concentrado a la noche frente a la estación policial que dirige Gannon en Brooklyn Center, una localidad de 30.000 habitantes ubicada a orillas del río Misisipi y al noroeste de Minneapolis, y fueron reprimidos por la policía con gases lacrimógenos y granadas ensordecedoras.

Hacia la medianoche, la Guardia Nacional se desplegó en el lugar, y el alcalde de Brooklyn Center, Mike Elliott, declaró un toque de queda desde la 1 a la 6.

Cuando la presencia policial se redujo luego de una hora, la muchedumbre encendió velas y escribió mensajes con tiza en la calle que decían: “Justicia para Daunte Wright”.

Dejá tu comentario