Una ola de calor afecta al sudoeste de Europa y deja al menos 43 muertos

Mundo

Al menos 43 personas murieron -29 de ellas en Rumania- debido a las temperaturas elevadas que se están registrando en el sudeste de Europa que, en muchos casos, superaron 40 grados, a las que deben sumarse la humedad y los incendios.

En toda el área mediterránea el calor provocó víctimas entre la población más anciana y en numerosos países se registraron cortes de energía eléctrica.

En algunos lugares se produjo la alarma "naranja", con hospitales en estado de alerta, ambulancias en condiciones de actuar en puntos neurálgicos, máxima atención a niños y ancianos, recomendaciones a través de los medios de comunicación y servicios de emergencia preparados para situaciones críticas.

En Sicilia, Italia, donde la temperatura alcanzó 43 grados, se denunciaron ya tres muertos, otros tantos en Albania, dos en Croacia, uno en Turquía y otro en Bosnia.

Grecia, donde ya perdieron la vida cuatro personas, tuvo hoy su jornada más calurosa, con temperaturas que llegaron a 44 grados.

Bucarest registró a mitad de la jornada al menos 45 grados. En Bulgaria la temperatura, que alcanzó 43 grados en muchas localidades marcó el récord de los últimos 100 años, en tanto en Malta la brisa marina no logró mitigar el calor que señaló otro récord, 28,3 grados por la noche, es decir una diferencia casi inexistente con la temperatura diurna.

La ola de calor afectó también a las costas africanas. En Túnez hoy hubo incendios y cortes de electricidad después de que el termómetro superó 40 grados.

En cambio, en el norte de Europa se registraron situaciones opuestas con amplias zonas de clima fresco: en París, por ejemplo, el termómetro marcaba 12 grados, y en casi toda Gran Bretaña reinaba el mal tiempo.

Las lluvias torrenciales crearon en el Reino Unido situaciones de crisis y tres personas murieron: dos hombres y un adolescente de 13 años.

En Sheffield, Yorkshire, más de mil personas pasaron la noche en un centro de acogida preparado especialmente.

Rotherham (un centro del sur de Yorkshire) está completamente inundada y 35 mil casas carecen de energía eléctrica.

"Nunca vimos nada semejante, contó un policía que participó en la operación. Fuimos puerta por puerta a decirle a la gente que deje las casas y se refugie en zonas seguras".

Dejá tu comentario