Zapatero: "ETA vuelve a equivocarse"

Mundo

ETA dio por finalizado el alto el fuego iniciado el 22 de marzo de 2006, una decisión con la que la banda terrorista vasca "vuelve a equivocarse", en palabras del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que pidió el respaldo de todos los grupos políticos.

El anuncio de la organización terrorista se produjo esta madrugada en un comunicado enviado al diario vasco "Berria", en el que afirma que "no se dan las condiciones mínimas" para un proceso de negociación con el Gobierno español.

La hora establecida para la ruptura de la tregua son las doce de la noche de hoy (hora de España), a partir de la cual ETA dice que "actuará en todos los frentes en defensa de Euskal Herria" (País Vasco).

El anuncio se produce solo una semana después de las elecciones locales del 27 de mayo, en las que la banda considera que no se dieron condiciones democráticas, porque centenares de listas de la izquierda radical independentista vasca fueron impugnadas.

El Gobierno y la Justicia española consideraron que esas listas eran una tapadera para que Batasuna, brazo político de ETA, pudiera participar.

También se produce tras un nuevo envío de cartas de extorsión a empresarios vascos.

ETA, que de hecho rompió el alto el fuego el 30 de diciembre pasado con un atentado en la Terminal Cuatro del madrileño aeropuerto de Barajas, en el que murieron dos inmigrantes ecuatorianos, afirma que "el talante de Zapatero se ha convertido en fascismo".

Tras el comunicado de ETA, el presidente del Gobierno hizo una declaración en el Palacio de la Moncloa, la sede gubernamental, transmitida por televisión a todo el país, en la que sostuvo que ETA "vuelve a equivocarse", como ha hecho en el pasado, y confió en que a partir de ahora haya un respaldo unánime de todos los partidos españoles al Ejecutivo.

Se dirigió a los ciudadanos vascos para asegurarles que ha realizado todos los esfuerzos posibles para lograr la paz, un objetivo en el que seguirá empeñándose y que confía que llegará "más pronto que tarde".

"El futuro de los vascos depende y dependerá de ellos mismos en el marco de la ley y de la democracia, nunca dependerá de la violencia terrorista", afirmó.

También aseguró que el Gobierno, "con la fuerza de la ley y del Estado de derecho, pone y pondrá todos los medios para la defensa de la convivencia, de la libertad y de la seguridad de todos los ciudadanos".

Para el jefe del Ejecutivo, la decisión de ETA "va radicalmente en la dirección contraria al camino que desean la sociedad vasca y española, el camino de la paz, un camino que solo tiene un final, el del abandono definitivo de las armas, un camino que solo puede iniciarse y recorrerse con la renuncia completa a la violencia".

Se mostró asimismo convencido de que la sociedad española, que ha demostrado ya "que el sufrimiento no merma su determinación; lo mostrará ahora de nuevo, sin ceder a ninguna de las amenazas o los desafíos a los que se le quiere someter".

El responsable de Justicia del Gobierno regional vasco, Joseba Azkarraga, consideró "muy preocupante" la ruptura del alto al fuego de la banda terrorista ETA y alertó de que esperan que "en cualquier momento se produzca un atentado".

En declaraciones a una radio de la región de Cataluña, Azkarraga aseguró que el comunicado era "previsible", puesto que se estaba trasladando a la opinión pública que el proceso de paz estaba prácticamente roto.

"Es un jarro de agua fría a las esperanzas de miles de ciudadanos vascos y no vascos", agregó.

Zapatero llamó a primera hora de la mañana al líder de la oposición, el presidente del Partido Popular Mariano Rajoy, nada más conocer la noticia y acordaron reunirse la próxima semana.

Desde el PP, el responsable de Comunicación de este partido, Gabriel Elorriaga, resaltó que la "única salida razonable" tras la ruptura del alto el fuego es la "rectificación" por parte del Gobierno, que "cuenta y ha contado siempre con el respaldo del PP para combatir a ETA", pero no para "negociar o dialogar" con la banda terrorista.

Dejá tu comentario