Los intendentes se ponen a prueba rumbo a las elecciones generales

Municipios

La votación de este domingo funcionará también como un plebiscito de la gestión municipal. Qué se juega cada uno en estas PASO.

Mientras todos los flashes se posan en los candidatos nacionales y provinciales, los intendentes también se jugarán buena parte de su gestión en una votación que servirá como un plebiscito de su labor y que, a la vez, determinará la fuerza con la que llegará cada uno antes las generales de noviembre.

No será una elección normal. La pandemia jugará de manera directa a indirecta en la votación y ya son muchos los que presumen que una fuerte suba del ausentismo.

Bajo este marco, los bonaerenses saldrán a emitir su voto a nivel local y con su sufragio determinarán cómo serán los últimos dos años de las gestiones municipales.

Y es que lo que se pone en juego en cada distrito no es más que la gobernabilidad. La muñeca política que tendrá el jefe comunal para darle rienda suelta a sus intenciones locales o si deberá pasar previamente por el consenso con la oposición en los concejos deliberantes.

Claro, la situación no es la misma para todos. Más en el Conurbano, donde se concentra el grueso de la población. Y en donde tanto el Frente de Todos y Juntos medirán fuerzas de peso.

Entre las diferentes variables que ofrece la elección vale destacar que los intendentes del oficialismo nacional no tendrán elecciones internas y llegarán con su disputa resuelta a la espera de saber cómo se ubicará la oposición. El único municipio que se corre de esta lógica es José C. Paz donde el intendente Mario Ishii habilitó la interna a nivel local y las dos listas de candidatos que cuentan con su bendición pujarán para ver quién encabeza el camino hacia el HCD.

Se trató de un acuerdo previo al cierre de listas cuando como parte de las negociaciones rumbo al Congreso y a la Legislatura provincial, los jefes comunales se aseguraron no contar con internas. Algo que fue avalado por la Junta Electoral del Frente de Todos y revalidado por la Junta Electoral bonaerense a cargo del juez Alejo Ramos Padilla.

En la actualidad, el FdT es gobierno en 19 de las 24 localidades más populosas de la Provincia; mientras que Juntos está al frente de Vicente López, Lanús, Tres de Febrero, San Miguel y San Isidro. Y como era de esperar las miradas estarán puestas, sobre todo, en Quilmes y Morón, dos distritos que el peronismo recuperó en 2019 tras una gestión de Cambiemos.

Por el lado del FdT habrá 18 municipios donde es gobierno que no contarán con internas, uno donde sí (José C. Paz); mientras que en los cinco distritos donde no cuenta con intendente propio tendrá realidades diferentes.

Sin dudas, la mayor victoria del FdT a nivel local se dio en San Isidro, donde debido a la intervención del Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y de la ministra de Gobierno bonaerense, Teresa García, se logró la unidad para competir a nivel local. Es uno de los pocos distritos donde la oposición está dividida en dos: ConVocación por San Isidro (el vecinalismo más grande del Conurbano) se viene anotando segundo en las últimas elecciones.

El otro distrito en el que el FdT tampoco tendrá que pasar por internas locales como oposición es en San Miguel. Allí luego de varios años de arduos enfrentamientos, hubo acuerdo. Desde el peronismo saben que tienen una oportunidad dentro de un distrito donde el PRO tampoco logra ingresar.

Lo mismo sucederá en Tres de febrero. Allí Juan De Bandi encabeza una lista para representar la fuerza que tienen varias de las agrupaciones que refieren al peronismo como La Cámpora, Descamisados, Frente Renovador, la Ramón Carrillo, el Movimiento Evita y aquellos que responden al exbarón Hugo Curto.

Donde claramente no se pudo establecer la unidad es en Lanús y Vicente López. Sin embargo, las pujas son diferentes. Mientras que en el distrito donde gobierna Jorge Macri, las tres listas enfrentan una compulsa tranquila, en el sur se da, sin dudas, la interna más caldeada de todo el Conurbano.

Allí el camporista Julián Álvarez y Agustín Balladares, referente del Movimiento Evita, llevan adelante una pelea voto a voto con varios golpes que ya pegaron de la cintura para abajo. El tercer candidato, Omar Galdurralde, forma parte de un acuerdo entre el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y el Frente Renovador.

1.jpg

Los cinco reinos

A la inversa de lo que sucede con el FdT, Juntos busca mantener las distancias en los distritos donde es gobierno. Sin embargo, en algunos casos, también deberá pasar por una interna incómoda. Este es el caso de Lanús, San Isidro y de San Miguel. En los primeros dos, la UCR les plantó un candidato a cada jefe comunal mientras que en el último se dio el proceso opuesto.

Para explicar las tres pujas locales vale la pena discriminarles en partes. En Lanús, el intendente Néstor Grindetti le puso el mayor color peronista a su lista del PRO en un armado secundado por el jefe de Gabinete Diego Kravetz y con Damián Sala a la cabeza. Del otro lado estará Emiliano Bursese, presidente de la UCR a nivel local y titular del Tribunal de Faltas.

Lo de San Isidro y San Miguel es más complejo. El radical Gustavo Posse acordó con el PRO y llevará al frente de su boleta a Juan Viaggio, mientras que el referente del partido amarillo Ramón Lanús competirá por la UCR. Lo que se dice una interna a la inversa. En el oeste, Cristian Méndez, hermano del intendente, deberá lidiar desde la UCR pero bajo la bandera del peronismo disidente contra Miguel Nieto, quien responde a Diego Santilli. Por su parte, Jorge Macri y Diego Valenzuela lograron nóminas de unidad.

El ojo blindado

Sin dudas, el Frente de Todos llevará en sus listas locales una fuerza mayor al equivalente de la misma elección de 2017 cuando Unidad Ciudadana y el Frente Renovador fueron por separado y facilitaron una de las grandes victorias de Cambiemos durante su gestión provincial.

Pero el escenario hoy es otro. Sin embargo, desde el peronismo saben que hay distritos en donde hay que poner mayor fuerza para lograr mantenerlos firmes en el camino rumbo a las generales.En ese esquema aparecen Quilmes y Morón, donde los candidatos de Mayra Mendoza y Lucas Ghi llegan reforzados para dar la batalla a nivel local contra los exponentes de los exintendentes Martiniano Molina y Ramiro Tagliaferro.

En esa línea también aparecen San Martín y Hurlingham, los distritos que hoy ya no tienen como intendente a Gabriel Katopodis y Juanchi Zabaleta, quienes se desempeñan como ministro nacionales. Vale recordar que ambos fueron parte de la experiencia Cumplir en la primera parte de las elecciones de 2017 y que, luego, se reintegraron a lo que terminó siendo el Frente de Todos.

Dejá tu comentario