Montenegro: "Hicimos un gran esfuerzo y lo vamos a seguir haciendo"

Municipios

Guillermo Montenegro, intendente de Gral. Pueyrredón, analizó la situación actual del Municipio en medio de la pandemia. Los pedidos de excepciones, la importancia del comportamiento social de los marplatenses y el turismo como una gran oportunidad pospandemia.

Periodista: ¿Cómo se gobierna una ciudad como Mar del Plata en el contexto actual?

Guillermo Montenegro: Lo más importante es contar con un equipo sólido. Tener un grupo de personas que desde el primer día se comprometió mucho con la gestión. Es complejo porque muchas veces lo que ocurre es que la coyuntura te lleva demasiado tiempo y es difícil planificar más allá del Covid-19. Hay que buscar un equilibrio. Lo ideal es tener un equipo que esté pensando en el día a día y otro grupo que esté planificando el día después.

P.: ¿Cómo llegó una ciudad tan grande a tener indicadores epidemiológicos tan bajos?

G.M.: Fue producto de muchísimo trabajo de toda la población. Hicimos un gran esfuerzo y lo vamos a seguir haciendo. Yo creo que lo importante ahora, no es tanto el control del Estado, si no la responsabilidad social que necesitamos en momentos como estos.

P.: ¿Cuáles fueron las medidas que tomaron para frenar el avance de los contagios?

G.M.: Nuestra secretaria de salud fue muy previsora y ya en febrero empezamos a trabajar en algunas cosas. Tuvimos uno de los primeros enfermos de Covid-19 que hubo en la Argentina y articulamos rápido un protocolo de contactos estrechos. Tomamos medidas como la suspensión de clases y de eventos públicos una semana antes del decreto del 18 de marzo. Entendimos que una de las fortalezas son los retenes de ingreso a la ciudad para tener previsibilidad de lo que ocurría adentro. Fortalecimos el sistema de salud. Somos muy estrictos- Tenemos protocolos específicos en Gral. Pueyrredon de gente que viene a realizar actividades esenciales, y además protocolos específicos de gente que viene de lugares de circulación viral.

P.: ¿Le parece apropiado que para pasar a fase 5 necesitemos 21 días sin contagios como en otros lugares de la provincia?

G.M.: Creo que no nos favorece el hecho de los 21 días. Entiendo que tiene que haber datos objetivos, pero también hay que verificar la situación epidemiológica de cada uno de los lugares; saber cantidad de habitantes, cantidad de camas de terapia, de contagios en los últimos días, de duplicación de casos. Me parece que se podría verificar cada una de las situaciones, porque Mar del Plata no es mejor ni peor que ninguna otra ciudad, es diferente. Es siete veces más grande que la Capital y tiene 3 veces y medio menos de población, esto te da una densidad totalmente diferente. También nuestros barrios populares son totalmente diferentes a los de AMBA y CABA. Por otro lado, hay una cuota de responsabilidad de los marplatenses que tiene que ser tenido en cuenta. Hay que verificar si es la mejor forma, obviamente la respeto, pero intento que se cambie porque creo que es injusto para Mar del Plata.

P.: ¿Cómo decide cuáles van a ser los pedidos de excepciones?

G.M.: Siempre cuidando la salud y la vida de los marplatenses. En eso nosotros somos muy estrictos. Se trabaja con el área específica, con el área de producción y con la secretaría de salud, para determinar una muy baja posibilidad de que se genere un contagio. Yo hablo mucho con los vecinos, y he atendido a todos, los que se ha podido habilitar y a los que no, planteándoles cuáles son los problemas y en algunos casos entendiendo yo que Mar del Plata está en condiciones de generar aperturas en algunas actividades, pero como somos una ciudad de más de 500 mil habitantes necesitamos una doble autorización, que es la provincial y la nacional.

P.: ¿Existe la necesidad de que se liberen ciertas actividades que en otros lugares están permitidas?

G.M.: De alguna manera, creo que si la situación sanitaria lo permite, con protocolos, con distanciamiento y con responsabilidad, se pueden ir haciendo las cosas que fuimos pidiendo. Yo jamás pediría algo que pusiera en juego la salud de mis conciudadanos. Cuando pido que me aprueben un protocolo es porque estoy convencido de que estamos en condiciones de cumplirlo y que eso no pone en juego la salud de los marplatenses. A veces es difícil plantear lo que planteamos nosotros porque uno ve la foto de lo que está pasando en CABA y en AMBA, y nosotros estamos hablando de lo que está pasando en nuestra ciudad. Pedimos la habilitación de deporte individual al aire libre, el running con distanciamiento, el ciclismo. Mar del Plata no es solamente la costa, tenés Laguna de los Padres, Sierra de los Padres, Chapadmalal, Camet, lugares muy abiertos, que con horarios, distanciamiento, peatonalización y ordenamiento permiten que se puedan hacer otras actividades. También pedimos actividades productivas, como es la gastronomía, que en nuestra ciudad son cerca de 50 mil puestos de trabajo, y venta de indumentaria, que son los motores de la ciudad, de los grupos chicos, de la PYME familiar.

P.: ¿Se está trabajando en turismo "futuro"?

G.M.: Yo creo que trabajando bien la pospandemia es una gran oportunidad para Mar del Plata. Es muy difícil que alguien se anime a tomar un avión e irse afuera, entonces vamos a salir beneficiados de esta situación. Mucha gente va a venir. Cuando vos agarrás desde San Clemente hasta Necochea, tenés todo tipo de turismo, desde ABC1 hasta turismo social. Una vez que estemos en esa situación de pospandemia, Mar del Plata, y la costa en general, tiene una oportunidad diferenciadora.

Entrevista de Débora Maggi

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario