Tucumán votará en junio: gobernadores buscan separar comicios

Nacional

Distrito norteño repetirá fecha de 2019. Ya sean FdT, JxC o sellos locales, mandatarios no quieren atar poder local a suerte de liderazgos nacionales.

Al igual que en 2019, las elecciones a gobernador del año próximo en Tucumán volverán a realizarse en junio. Puntualmente, el domingo 4. Lo confirmó el mandatario interino Osvaldo Jaldo, que así descartó la idea de unificar los comicios con los nacionales. El anuncio pone de manifiesto lo que buena parte de los gobernadores, de todos los signos políticos, murmullan por lo bajo: la intención de no ligar la suerte del poder local a los vaivenes nacionales del Frente de Todos y Juntos por el Cambio en la pulseada por llegar a la Casa Rosada, cuando ambos espacios afrontan crisis de liderazgos.

“Bajo ningún punto de vista en nuestro espacio político se habló de modificar el calendario electoral. En 2019 hemos votado en junio y creo que la fecha hasta acá es junio. En nuestro espacio político vamos a respetar esa fecha. No está en la agenda ni del Gobierno provincial ni del Partido Justicialista modificar la fecha”, explicó a La Gaceta. En despachos tucumanos prefieren hablar de continuidad: “No es correcto decir que adelantamos las elecciones, porque en 2019 también fueron en junio. Si votáramos en abril, por ejemplo, sería adelantarlas”, mencionaron funcionarios de Jaldo a este medio. En el caso tucumano, Juan Manzur, gobernador que saltó al Gabinete nacional tras las últimas elecciones legislativas, no tiene posibilidad de ser reelecto. Resta saber si reflotará la interna con Jaldo con un candidato propio o si en el PJ se encolumnarán en una sola lista.

Vale destacar que una serie de distritos, como Chaco o Tierra del Fuego, están obligados a separar las elecciones provinciales por mandato constitucional. En Tucumán, el gobernador tiene potestad para llamar a elecciones simultáneas “si lo considera conveniente”, como dice la carta magna local. Los comicios nacionales serán el 13 de agosto (PASO) y 22 de octubre (generales), fechas a confirmar por el Poder Ejecutivo, que debe formalizar la convocatoria a las urnas a través de un decreto en el Boletín Oficial.

Experiencias

En 2019 hubo -hasta ese momento- un inusual calendario desdoblado de elecciones. Los gobernadores de Juntos por el Cambio de entonces, como el mendocino Alfredo Cornejo y el jujeño Gerardo Morales, resistieron al pedido de Mauricio Macri de pegar las fechas. Preveían un fracaso en las nacionales y querían deslindar la suerte del poder territorial de lo que ocurriera con la boleta de Juntos por el Cambio a nivel nacional. Los peronistas, en general, también optaron por separar elecciones, ya que, hasta la conformación del Frente de Todos, el horizonte del PJ era borroso.

Ahora, la situación tiene un juego de semejanzas, con la experiencia piloto de las elecciones de medio término de 2021. Allí, la derrota de la mayor parte de los gobernadores peronistas fue leída por los mandatarios como un voto castigo a la gestión de Alberto Fernández. Inclusive, quienes ganaron creen que sin el lastre nacional la diferencia hubiese sido mayor. “El gobernador tiene una imagen positiva superior al 80%, pero eso no se trasladó a los votos”, confesaba un vocero de un jefe provincial ante la sorpresiva pérdida de adhesiones. Otro, explicaba: “La gente viene a votar por Macri o Cristina, no mira lo local”, señalaban desde otro distrito.

Por eso, la vivencia 2021 será clave en las definiciones de los peronistas, y la de 2019 lo será a su vez para los radicales. Y si bien no hubo mayores certezas, aparecieron movimientos que dejan en claro la intención de llevar la discusión al plano de la provincialización de las campañas. Por caso, el mendocino Rodolfo Suarez (UCR) instauró la boleta única impresa en su distrito este año, sistema incompatible con el nacional. Otros distritos con boleta única son Córdoba y Santa Fe. También Salta, pero en formato electrónico, aunque ese sistema está en discusión en la provincia gobernada por Gustavo Sáenz.

Otro ejemplo es el del sanjuanino Sergio Uñac (PJ), quien eliminó las PASO locales con una anticipación que hace prever que los comicios locales serán a mediados de año.

Desde ya, los sellos provinciales, como los que gobiernan Neuquén, Río Negro, Misiones o el heterogéneo frente de Salta apuntan a no quedar atrapados en la polarización FdT vs JxC que se dará en octubre. En esa línea, en Neuquén, el MPN ya anticipó su interna con el lanzamiento de candidaturas para suceder a Omar Gutiérrez. En ese distrito se definen por internas cerradas, ya que no hay PASO. En 2019 abrieron el cronograma en marzo.

También escapan a la discusión Corrientes y Santiago del Estero, ya que por sendas intervenciones federales quedaron desfazadas del calendario y votarán gobernador recién en 2025.

Dejá tu comentario