Negocios

Las startups argentinas de fintech se abren paso rumbo Europa

Un banquero, un abogado y el fundador de una de las aceleradoras de startups más importantes de Alemania analizaron el presente y futuro de las fintech argentinas.

Un joven banquero, un abogado experto en regulación financiera y el fundador de una de las aceleradoras de startups más importantes de Alemania analizaron el presente y futuro de las fintech argentinas.

Juan José Piano, subgerente general de Banco Piano, arrancó la exposición minimizando la supuesta tensión entre la banca tradicional y la digital. “Muchas veces se habla de confrontación y se ve una competencia o rivalidad muy grande, pero con el fondo donde participamos con otros bancos ejecutamos la idea de que somos un completo para llegar a la gente”, afirmó durante un encuentro organizado por la Cámara de Industria y Comercio Argentino-Alemana (AHK Argentina).

Según el ejecutivo, actual responsable de operaciones del histórico banco, en la Argentina hay muchas oportunidades para el desarrollo de las fintech, aunque hay limitantes. “El mercado está bastante inmaduro, la coyuntura no ayuda, pero hay opciones para mejorar y tener sinergia de emprendedores que puedan innovar a las entidades desde afuera”, señaló.

“A veces cuesta entender la realidad de los bancos, que son lentos, tiene problemas de atención al público, pero son amortiguadores de la economía. Es muy difícil moverse rápido y cumplir todas la normas y exigencias. Este riesgo sistémico hace que sea difícil ser rápidos y ágiles y es necesario la innovación desde afuera”, completó.

Friedlhelm Schmitt, CEO & co-funder de Fincite Ventures, propuso mirar con detalle qué les falta a las entidades tradicionales para ofrecer soluciones concretas. “No es que los bancos no quieren innovarse. Tiene un montón de gente inteligente trabajando. Leen los mismos libros y escuchan los mismo podcast. Pero tienen sistemas muy viejos y ocupan el 80% de la inversión IT en mantener los que tiene y solo un 20% va a innovación o tratar de probar cosas nuevas. La clave es entender no solo el problema del usuario final, sino del banco”, sostuvo el alemán, en un fluido español.

Para Schmitt, los emprendimientos de tecnología financiera son la llave para el futuro. “Hoy en día manejar un banco te hace 50% un criminal porque hay tantas reglas, normas, leyes, que si cometes un error, vas a la cárcel. Para eso las fintech ofrecen soluciones que ayudan evitar la cárcel y saca presos”, comparó con ironía.

fintech.jpg

Cristian Elbert, fundador de la insurtech Klimber y socio del estudio de abogados de Elzen, puso el foco en los marcos regulatorios. “Fue acertado no intervenir el mercado fintech y dejarlo que crecer, a pesar de sus dificultades, porque si encima lo cargas con regulaciones es como matar el brote antes que crezca”, indicó Elbert, miembro del estudio auspiciante del evento. “Argentina es un lugar muy fértil en cuento a la producción, el capital humano, las ideas, grandes equipos, pese a que están bastante solos”, añadió.

Para evitar esa soledad es que la AHK lanzó un concurso entre startups locales para brindar asistencia y acompañamiento en el desembarco de los argentinos en el estado de Hessen, cuya capital es la ciudad de Frankfort, uno de los centros financieros más importantes del mundo. La competencia se llamó “Demo Day Fintech AHK” y buscó impulsar las exportaciones argentinas fintech a Alemania. En Hessen están radicados más 200 bancos alemanes y extranjeros, mientras que Frankfurt concentra más del 90% del mercado cambiario alemán. Las competidoras fueron HNT Bank, LemonCash, Patagon, Ocean Waves Finances, Rebill y Lemex.

El abogado Elbert coincidió en destacar que debe haber sinergia entre fintech y bancos. “No hay tanta contienda, ninguna va a querer competir. Hay soluciones que se trabajan en forma conjunta”, recalcó.

Piano comentó que Arfintech, el fondo de inversión conformado por ocho bancos argentinos y co-gestionado por NXTP, ya invirtió u$s3 millones en distintos proyectos a largo plazo. “Los resultados todavía no son concretos, son procesos largos, con acuerdos particulares entre los ocho bancos y las startups. Algunos avanzan más rápido y otros más lento. Las fintech complementan, tenemos un efecto simbiótico para agregar valor al banco”, expresó. Algunas de las startups en las que confiaron Banco Piano y sus socios fueron Increase, 123Seguro, Rapifactura, Signatura, Koibanx, VU y Zolvers.

En Alemania los números son otros. Según dijo Schmitt, el año pasado se invirtieron € 4.600 millones, de los cuales €700 millones fueron a fintech. “Las inversiones en modelos nuevos han bajado y solo son el 10%, mientras que el 90% restante financian empresas existentes, que tratan de digitalizar los modelos operativos de la industria financiera”.

Elbert dijo que el mercado alemán está hiperegulado, son muy rigurosos con el manejo de finanzas públicas y hay más conciencia de los datos. “Hay enormes iniciativas que podrían tener el apoyo de Alemania y hay muy buenas ideas argentinas que podrían tener raíces allá”, aseguró.

El abogado sostuvo que si bien ambos países no son tan distintos en cuanto a los entornos financieros, no es posible “tropicalizar” una startup de la Argentina al Viejo Continente. “No es posible desarrollarla acá, traducirla e implementarla allá, eso no va a suceder. La adaptación cambia el producto, hay márgenes distintos, impactos regulatorios distintos, pero la idea y la filosofía si se puede aplicar allá”, sentenció.

En esa línea, Schmitt destacó la “materia prima” de América Latina y recordó que Fincite Ventures, la fintech TOP 3 de Alemania, posee un centro de desarrollo en Perú. “El talento que vemos aquí es increíble, no solo en la Argentina, es un patrimonio de la región”, subrayó, y profundizó las comparaciones entre modelos. “El acceso al sistema financiero es un gran problema a en la Argentina, pero no lo es en Europa. Abrir una cuenta, hacer pagos, transferencias no son un problema, pero sí es muy caro acceder a asesorías financieras (se debe poseer entre €500.000 y €750.000) y la mano de obra es muy cara. Aquí hay muchas billeteras virtuales y plataformas de pago, pero en Europa eso no es necesario”, aportó.

Los desafíos para la industria fintech bajo la mirada suiza

Elbert añadió que en nuestro país la mitad de la población no está bancarizada. “Los problemas son oportunidades, las fintech deben vehiculizar formas innovadoras de acerca soluciones a la gente”, planteó.

Piano lamentó las complicaciones derivadas de la crisis económica de los últimos años, pero animó al auditorio a no bajar los brazos. “Muchas empresas tenían planes y tuvieron que postergarlos, pero no hay que renunciar a la búsqueda de oportunidades entre fintech y bancos”, aseveró.

El concurso de AHK lo ganó LemonCash, un billetera virtual que permite realizar pagos, operar con bitcoins, acceder a servicios financieros y fidelizar comercios y usuarios con descuentos y planes de beneficios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario