2 de julio 2024 - 15:23

Lipsa consiguió fondos frescos para concretar inversiones: colocó ON y recibió crédito internacional de u$s11,8 millones

La empresa de siembra del NEA que está cerca de manejar 120.000 hectáreas entre propias y alquiladas, busca seguir comprando campos e invertir en el agregado de valor en origen.

La empresa busca manejar más de 120.000 hectáreas en la próxima campaña.

La empresa busca manejar más de 120.000 hectáreas en la próxima campaña.

Pexels

Lipsa, la empresa de capitales nacionales que es líder en siembra en el NEA con más de 00.000 hectáreas productivas, recientemente colocó exitosamente Obligaciones Negociables (ON) por u$s12 millones. En paralelo, meses atrás consiguió un crédito de un banco internacional por u$s11,8 millones a pagar en cinco años. La totalidad de los fondos serán destinados para apalancar inversiones relacionadas con la compra de campos e incursionar en el agregado de valor en origen.

Esta compañía de capitales nacionales con muy bajo perfil fue fundada por la familia Moudjoukian, más precisamente por Daniel y Cristian, padre e hijo respectivamente. Comenzó a operar en el negocio de la siembra y cosecha de cultivos extensivos hace apenas 14 años en la localidad de Charata, provincia de Chaco, donde aún conserva su base de operaciones.

En mayo pasado Lipsa también fue noticia cuando compró un campo en la provincia de Santiago del Estero por el que pagó u$s4,3 millones. Lo cierto es que la empresa no para de sumar hectáreas productivas, entre propias y arrendadas, y justamente en ese esquema es donde encuentra su fortaleza.

La clave es que la producción a gran escala le permite mitigar riesgos de producción abarcando un área amplia de NEA y NOA, obtener condiciones diferenciales en las compras de insumos, poder construir relaciones de largo plazo con contratistas, licuar costos de administración, poder pactar condiciones diferenciales con exportadores (financiamiento, precio y logística).

Con esta premisa, en muy poco tiempo pasó de explotar apenas 2.500 hectáreas hasta llegar a más de 90.000 en el actual ciclo y prevé alcanzas las 120.000 hectáreas en la campaña 2024/25. Para apalancar este crecimiento, la empresa recurrió al mercado de capitales en varias ocasiones, con la colocación de Obligaciones Negociables, y accedió a créditos de la banca local e internacional.

Según detallan desde la empresa, el objetivo a mediano plazo está enfocado en seguir sumando hectáreas productivas y comprar campos con el objetivo de aprovechar los actuales valores de la tierra. En paralelo, el plan incluye inversiones relacionadas al agregado de valor en origen, el maíz puede ser el cultivo elegido para industrializar, y sumar la exportación directa de algunos cultivos.

Así lo explica la propia empresa en la memoria del último balance parcial por el período de tres meses cerrado en marzo pasado: “para la campaña 2024/2025 estamos trabajando con un plan de siembra que incluye una superficie aproximada de 120.000 hectáreas. Esperamos no solo un aumento en el área total, sino también un aumento en las superficies sembradas propias a partir de la incorporación de hectáreas ya compradas en ciclos productivos anteriores. En el próximo ciclo, la compañía decidió ampliar el portfolio de cultivos, incorporando como cultivos de invierno un 7% de trigo y un 3% de garbanzo. Para el planteo de verano, los esquemas de rotación se mantienen, formando parte del mismo un 46% de soja de primera, un 7% de soja de segunda, un 38% de maíz de primera, un 5% de sorgo y un 4% de algodón. A través de la ampliación del portfolio de fechas, ciclos y nichos de negocios, la compañía busca la diversificación de mercados, apuntando con algunos de los mismos a la exportación de manera directa”.

Durante el año pasado, según se desprende de su balance anual cerrado en diciembre de 2023, Lipsa facturó $59.400 millones y obtuvo una ganancia después de impuestos de $970,6 millones.

Dejá tu comentario

Te puede interesar