Philip Morris se reinventa para alcanzar un futuro libre sin humo: cuál es su estrategia para los próximos años

Negocios

"Nuestra visión es que, dentro de 10 años, los cigarrillos convencionales sólo deberían encontrarse en un museo", afirmó Jacek Olczak, CEO de PMI desde 2021 en la quinta edición de Technovation, realizada en Suiza. Los roles de la ciencia, la información basada en datos y la colaboración entre el sector público y privado en este proceso.

En un encuentro que contó con la participación de más de veinte países, Philip Morris International (PMI), la mayor tabacalera del mundo organizó la quinta edición de Technovation en el centro de investigación y desarrollo (I+D) que la compañía tiene en Neuchâtel, Suiza. Se trata de un edificio inaugurado en 2008 con una inversión de US$120 millones al que se conoce como “el Cubo”. La actividad sirvió para delinear la estrategia de negocio de la empresa para los próximos años.

PMI está asumiendo un enorme desafío, a tono con el cambio de época. Una profunda transformación de la compañía que tiene por delante un gran desafío: construir un futuro libre de humo. ¿Y cómo lo hará? con la determinación de invertir en ciencia e innovación; difundir toda información disponible para que los fumadores del mundo puedan tomar decisiones responsables y conscientes y apostar siempre por la colaboración entre el sector público y privado para que las regulaciones aceleren el cambio que está en marcha.

“Creo que la solución para un problema empieza cuando reconoces que hay un problema. PMI reconoció los problemas con el tabaquismo y hace dos décadas comenzamos a invertir y hace 8 años empezamos a vender productos que permiten reducir la exposición al humo, producto de la combustión” sostuvo Jacek Olczak, CEO de PMI desde el año pasado y sentenció: “Un futuro libre de humo es solo el comienzo del cumplimiento de nuestra misión".

Se trata de un cambio del negocio significativo y a largo plazo que se puede ver en números: desde 2008, PMI lleva invertidos más de US$ 9.000 millones en el desarrollo, los fundamentos científicos, la fabricación, la comercialización y la innovación de productos libres de humo. Además, las investigaciones realizadas sobre las opciones libres de humo tienen un enorme respaldo. Se han publicado más de 425 artículos revisados por expertos y capítulos de libros, además de medio centenar de estudios independientes.

No solo requiere de inversión, sino que, para llevar a cabo esta transformación, Philip Morris ha empleado a 980 científicos, ingenieros y técnicos dedicados a la I+D. El objetivo es, a través de la ciencia y la tecnología, desarrollar, evaluar y comercializar alternativas a los cigarrillos convencionales.

"Estamos comprometidos a tener un impacto neto positivo en la sociedad y, con ese fin, estamos trabajando diligentemente para expandir nuestro propósito, evolucionando a largo plazo hacia una compañía más amplia de estilo de vida”, remarcó Olzcak.

El problema de la combustión: eje de las nuevas alternativas

Las investigaciones desarrolladas apuntan a la combustión, proceso químico en el cual se liberan más de 6.000 sustancias químicas, de las cuales alrededor de 100 han sido clasificadas como dañinas o potencialmente dañinas. Esta es la gran diferencia con las opciones que, aunque contienen nicotina (sustancia que no está exenta de riesgos), eliminan el proceso de combustión y por lo tanto los niveles de químicos a los que se expone el fumador.

“Para 2025, nuestro objetivo es ser una empresa de productos predominantemente libres de humo, con más del 50% de nuestros ingresos netos provenientes de estos productos. Para ese año, también aspiramos a que nuestros productos libres de humo estén disponibles en 100 mercados”, explicaron desde la compañía.

La oferta de nuevos productos libres de humo está compuesta por una serie de dispositivos variados, para satisfacer las diferentes necesidades que tienen los fumadores, abarcan, por ejemplo, sistemas de calentamiento de tabaco.

Stefano Volpetti, presidente de Smoke-Free Products Category en PMI, recalcó: “Para tener un mundo libre de humo hay que proveer alternativas libres de humo. Tenemos presencia en 28 mercados emergentes y buscamos tener un crecimiento más grande en estos países”.

Las cifras

  • El 73% de los esfuerzos comerciales y el 99% de la inversión en I+D se enfocaron en la construcción de nuevas alternativas al cigarrillo.

  • Estos productos están disponibles en 70 países, de los cuales 28 se encuentran en mercados de ingresos medios y bajos.

  • El año pasado representaron el 29% de los ingresos netos totales y más del 13% del volumen de envíos, frente al 2,7% y el 0,9% respectivamente en 2016.

  • Hay cerca de 19,5 millones de usuarios de alternativas libres de humo de los cuales el 69% ya se han convertido definitivamente a este tipo de productos.

Contenido Sponsoreado por Massalin Particulares.

Dejá tu comentario