Negocios

Mondelez pidió procedimiento preventivo de crisis

La empresa alimenticia analiza medidas temporales para sus plantas de producción con el fin de evitar despidos. La caída de las ventas provocó una acumulación de stock y de reducción de la producción.

La alimenticia Mondelez se acogió al proceso preventivo de crisis para evaluar medidas temporales con el fin de evitar despidos, en un contexto complicado por la caída sostenida de las ventas, lo que provoca un aumento del stock y por ende una baja de la producción.

Ante esta compleja situación, los directivos de Mondelez además de monitorear de cerca la coyuntura de país y de la empresa, decidieron abrir el diálogo constante “tanto con el Ministerio de Trabajo como con el Sindicato de Alimentación”. Al respecto, desde la empresa indicaron que se están llevando adelante audiencias en el marco de un proceso preventivo de crisis, con el objetivo de “evaluar medidas temporales en nuestras plantas para evitar medidas más extremas”.

Es sabido que actual situación económica que deja el desaguisado económico del gobierno de Mauricio Macri impacta de lleno en el consumo ante la pérdida de poder adquisitivo de las personas. Para tener en cuenta la gravedad de la situación para la industria alimenticia, las ventas minoristas tuvieron variación negativa en 42 de los 45 meses de gestión macrista, y acumulan 21 meses en retroceso.

En el caso de la producción de alimentos y bebidas, un estudio de la a consultora Nielsen sostiene que en agosto la compra de alimentos frescos, lácteos y congelados tuvo una caída del 11,4%; las ventas bebidas retrocedieron un 3,9%; los productos de limpieza bajaron un 4,6%, y cosmética y tocador un 2,8%.

Durante el primer semestre el consumo masivo registró una caída del 8%, según el análisis Consumer Insigths que realiza trimestralmente la División Worldpanel de Kantar, en base al consumo de los hogares argentinos. Hasta las elecciones PASO, el consumo venía con una leve recuperación, pero la fuerte devaluación convalidada por el gobierno de Macri luego de la catastrófica derrota en las elecciones de agosto, volvió a golpear el bolsillo de los argentinos, y por ende al consumo.

En este contexto, el conglomerado alimenticio de origen estadounidense ve afectado su negocio en la Argentina, ya que la crisis del país golpea de manera directa a la industria alimenticia. “En el último periodo se vienen registrando una caída en el consumo y desaceleración en nuestras ventas, con la consecuente acumulación de stock de productos y reducción de la producción”, explicaron desde la empresa.

En la Argentina, Mondelez tiene sus oficinas en Villa Adelina en San Isidro, y posee plantas de producción en Tigre y San Fernando, en la provincia de Buenos Aires, y en Villa Mercedes, provincia de San Luis.

Con una historia que se remonta al siglo pasado, Mondelez Internacional es el primer fabricante global de chocolates y galletitas, y el segundo productor de chicles. Además, lidera los mercados de caramelos, bebidas en polvo y premezclas.

Posee más de 450 presentaciones de productos en categorías como chocolates, galletitas, chicles y caramelos, bebidas en polvo y premezcla. Entre sus marcas se cuentan Tang, Clight, Beldent, Bubbaloo, Bazooka, Halls, Lengüetazo, Palitos de la Selva, Milka, Cadbury, Shot, Toblerone, Tita, Rhodesia, Habanitos, Snacky, Terrabusi, Milka, Tita, Oreo, Pepitos, Shot, Mantecol, Oreo, Pepitos, Melba, Duquesa, Terrabusi Variedad, Lincoln, Manón, Anillitos, Rococó, Champagne, Express, Club Social, Cerealitas, Mayco y Royal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario