Docentes porteños: "Este 1 de Mayo nos encuentra distanciados pero no aislados"

Opiniones

El compromiso con el que llevamos a cabo nuestra tarea está intacto y eso nos llena de orgullo.

Este 1 de Mayo Día de las Trabajadoras y los Trabajadores es muy diferente a todos los que hayamos vivido hasta ahora. La pandemia del coronavirus marca un escenario inédito que nos obliga a reinventar cada día el modo en que desempeñamos nuestras tareas.

En este tiempo de Distanciamiento Social tuvimos que modificar muchas de nuestras prácticas profesionales para sostener el vínculo con las y los estudiantes. El compromiso con el que llevamos a cabo nuestra tarea está intacto y eso nos llena de orgullo. La relación de la docencia con el resto de la comunidad educativa es diaria y se fortalece en cada comunicación o en cada operativo de entrega de alimentos que se lleva a cabo con la participación fundamental de las y los trabajadores de la educación.

Lamentablemente en la Ciudad debemos lidiar cotidianamente con un Gobierno que cada vez que debe tomar una decisión política o administrativa elige ser fuerte con los débiles y servil con los poderosos.

La última jugada de Horacio Rodríguez Larreta fue enviar a la Legislatura un proyecto de Emergencia Económica con el que pretende tener la facultad de recortar salarios y pagar los sueldos en cuotas. El Jefe de Gobierno quiere contar con una norma que le permita hacer realidad aquel sueño de su espacio político que Esteban Bullrich enunció ante un auditorio empresarial: conseguir trabajadores que vivan en la incertidumbre y sean capaces de disfrutarlo.

Mientras tanto, Larreta se niega a cobrar impuestos al juego y a los capitales financieros y en el Congreso de la Nación, la oposición anuncia que privilegiará el patrimonio de los sectores más ricos del país, por encima del interés de la mayoría trabajadora.

Hoy resulta increíble tener que explicar que docentes y estatales tuvimos que recurrir a la Justicia para exigir al GCBA que provea de elementos básicos de profilaxis para desarrollar tareas en medio de la pandemia. Nada de esto resulta sorprendente si se tiene en cuanta que hace apenas cinco meses la Policía de la Ciudad reprimió a medicxs residentes, concurrentes y personal de enfermería que se movilizaba para exigir que se respetara su condición de trabajadorxs de la salud.

Las y los docentes también encontramos dificultades en las pésimas condiciones tecnológicas que se desprenden de la política de vaciamiento educativo, tras cuatro años de gestión nacional y trece años de administración porteña a cargo de Macri y Larreta. La aparición de cerca de 200.000 notebooks sin distribuir en el país es una muestra que tiene su correlato en el distrito más rico de la Argentina.

En las escuelas primarias de la Ciudad ningún estudiante de primero a cuarto grado de recibió su notebook, lo que dificulta el desarrollo de la modalidad a distancia de este ciclo lectivo tan particular. En el mejor de los casos, antes del aislamiento pudieron compartir unas pocas tablets dentro de las aulas.

La conmemoración del 1 de Mayo nos encuentra distanciados pero no aislados, tan trabajadoras y trabajadores como siempre, con las convicciones y el compromiso intactos y con la disposición necesaria para defender nuestros derechos.

(*) Secretario Adjunto de UTE y Secretario General de la CTA de la Ciudad de Buenos Aires. Secretario Gremial de CTERA.

Dejá tu comentario