Para empresas: diversidad, inclusión y autoconocimiento

Opiniones

Sumar personas con perfiles diferentes a los que ya tengo es disruptivo para la organización y tiene un costo si no se realiza con responsabilidad.

Hay temas que se instalan en la agenda y que las organizaciones quieren asumirlos. El contexto global y local llevó a que temas como la seguridad e higiene, el medio ambiente, la sustentabilidad, la responsabilidad social empresaria cobraran relevancia. La diversidad es uno de ellos: contar con un plantel de personas empleadas variado y heterogéneo en cuanto a género, edad, procedencia y habilidades se volvió indispensable. Sin embargo, la pregunta que faltaba realizar era: ¿y ahora qué? ¿con sumarlos o sumarlas ya está?

Lamentablemente esto no es así. Sumar personas con perfiles diferentes a los que ya tengo es disruptivo para la organización y tiene un costo si no se realiza con responsabilidad. Puede llevar a generar roces, malos entendidos y malestares porque se asume que el/la nuevo/a tiene que “adaptarse” a la cultura existente.

En los últimos años a la palabra diversidad se le asocia la de “inclusión”, que indica cómo esperamos que se sientan las personas que forman parte de mi institución. De nuestra experiencia en talleres de reflexión sobre esta temática, observamos que las personas se sienten “incluidas” cuando son aceptadas por quienes son y son respetadas, es decir que tienen habilitada la palabra y se las reconoce por su trabajo.

Desde Grow-Género y Trabajo promovemos una gestión de la diversidad basada en la inclusión. Esto implica revisar las prácticas y procesos que podrían estar impactando de manera negativa (o positivamente) a la conformación de grupos diversos y a la construcción de una cultura de trabajo donde las personas se sientan cómodas, compartan sus ideas y se alcancen una verdadera sinergia grupal que involucre y potencie los rasgos de cada persona. Ya no cabe duda que estos equipos de trabajo son más creativos, eficaces y responden mejor ante situaciones de crisis.

Una cultura inclusiva promueve el respeto, la equidad y sobre todo, el reconocimiento positivo de las diferencias. Para saber cómo está mi institución es necesario realizar un diagnóstico que analice en profundidad lo que está sucediendo, para luego definir hacia donde queremos ir. A continuación, les compartiremos el proceso realizado en Torneos, empresa de entretenimiento líder en la creación y producción de contenidos audiovisuales y en servicios integrales de marketing deportivo.

Caso Torneos

Con el interés de promover grupos más diversos, a fines de 2017, la empresa decidió realizar un diagnóstico sobre la cultura organizacional, abordando tanto las prácticas y procesos, como analizando los datos cuantitativos y cualitativos en relación a la percepción de las personas sobre las oportunidades de desarrollo y el clima organizacional, desde un enfoque de género.

Este análisis profundo permitió identificar qué procesos y prácticas eran necesarios modificar para ir hacia un camino de mayor diversidad con inclusión. La empresa además asumió el compromiso de acompañar todo el proceso de cambio involucrando a los líderes desde el momento inicial: compartiendo y debatiendo con ellos los resultados del diagnóstico.

En el 2020, la empresa tiene el desafío de continuar con este camino profundizando sus esfuerzos para generar la transformación cultural necesaria que habilite el cambio a futuro.

(*) Socia y co fundadora de Grow

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario