Juan Martín Del Potro y su adiós al tenis: el retiro como parte del itinerario deportivo

Opiniones

Las respuestas emocionales a esta situación pueden dar lugar a conductas con desajustes. Por eso, es fundamental la preparación psicológica a cargo de un psicólogo del deporte y el acompañamiento del coach, staff técnico, equipo de salud y afectos cercanos.

El momento llega, inevitable e inexorablemente, cabe preguntarse si hay un modo saludable de vivirlo, elaborando la trayectoria deportiva como parte de un ciclo vital.

Las causas del retiro pueden ser diversas, la edad, los resultados, la falta de motivación, lesiones reiteradas que ubican a los entrenamientos y competencias con una carga física emocional adicional.

Retiro, trauma, crisis, o resignificación de una etapa de logros y de intensas experiencias, cada retiro es único, pero el proceso que se lleva a cabo tiene características de universalidad.

El deportista de élite comienza su carrera jugando, si posee talento, empieza a tener la mirada sobre sí de muchos otros, y desde chico esas miradas que pueden ser halagadoras, también seguramente lo van a ser de presión. Miradas fueron las que sobraron en el partido jugado el pasado martes por Juan Martín Del Potro, las fueron de gratitud, reconocimiento, tristeza y hasta enojo, por la posibilidad de no verlo más en una cancha; como espectadores también se atraviesa un duelo. Las emociones estuvieron a flor de piel, no solo nos quedaríamos huérfanos de su maravilloso tenis, el corazón se nos vaciaba al pensar que perderíamos su humildad, sus esfuerzos para continuar ante los obstáculos que le plantearon sus lesiones, su generosidad, su ternura y simpleza, sus gestos que más allá de lo deportivo, lo representan de buena madera.

Juan Martín Del Potro expresó que se retiraba sin estar convencido de la decisión que tomaba, pero la salud se imponía, soportar tanto dolor y seguir intentándolo, muestra la pasión que lo unió al tenis, donde según sus propias palabras, no encontró un lugar en su vida donde fuera más feliz que en una cancha.

del potro llanto.jpg

Cuando se llega a competir a primer nivel, 22 títulos, 1 Gran Slam, 1 Masters 1000, Bronce en Londres 2012, Plata en Río 2016, Top 3, Campeón de la Copa Davis, donde la mayor parte de la vida transcurrió ligada al deporte, tomar la decisión de retirarse y más, cuando no es voluntariamente, en este caso, por un tema de salud, genera un cambio importante, que moviliza todos los aspectos de la vida.

Podemos pensar que el grado en que los deportistas generan una identidad mediante el rol deportivo determina la intensidad de la crisis de identidad que tendrán que afrontar cuando llegue el momento del retiro.

Las respuestas emocionales a esta situación pueden dar lugar a conductas con desajustes: de tipo autodestructivo, desórdenes psicosomáticos, depresión, sensación de soledad y desamparo y, como reacción extrema, pensamientos o preocupaciones suicidas.

La preparación psicológica a cargo de un psicólogo del deporte y el acompañamiento del coach, staff técnico, equipo de salud y afectos cercanos, serán un aspecto fundamental para generar una buena adaptación al nuevo status que se tendrá por fuera de la cancha.

Ser un deportista profesional, implica que las gratificaciones, y la valoración de sí, se relaciona casi exclusivamente con el reconocimiento del éxito deportivo, en un único rol. En este sentido, es que se asocia al retiro con un proceso de duelo, donde desde la negación a la aceptación, se tendrá que hacer un trabajo personal desde lo psicológico para encontrar alternativas al nuevo estado, con un nuevo proyecto vital y una nueva identidad.

En este momento y espacio de pausa y reflexión en elegir caminos posibles, ligados al deporte o no, se evidencia priorizar la salud mental.

Brindar programas de asesoramiento para ir preparándose, anticipándose al retiro, adaptándose a un estilo de vida con nuevos propósitos y significados es un desafío pendiente e imprescindible si de prevención se trata. Hay deportistas que lograron una buena transición a su nueva vida, pero los hay muchos que no contaron con los recursos ni estrategias convenientes para gestionar el cambio.

DEL POTRO 1200.jpg

Que el deporte rescate que no importa cuán habilidoso o dotado sea un deportista para estar en la elite, que el talento deportivo no alcanza para probar la valía de una persona como ser humano, es el ejemplo de la admiración y cariño que siempre ha conseguido Delpo como su mayor triunfo, donde ser ídolo, nunca le impidió ser tan cercano y querido por su público.

Gracias por elegir despedirte en casa, otro de tus gestos de generosidad. Gracias, nosotros también sentimos que siempre lo diste todo. La vincha que dejaste en la cancha, con tus sacrificios, pasión por lo que se hace, la fortaleza de mostrarte tan humano, es el símbolo del legado para las generaciones futuras.

Psicóloga del Deporte UBA. Health Coach. Cap de Salud Mental, Act Física y Deporte, APSA .Docente FEMEBAL, CEFA, UNA. JJOO Rio 2016. Buenos Aires 2018. Academista Olímpica.

Dejá tu comentario