El petróleo con potencial bajista de corto plazo

Opiniones

La semana que pasó ha sido bajista para el petróleo, recortando su valor aproximadamente 7% respecto de la semana anterior.

El incremento de las reservas en EE.UU. y una supuesta "tranquilidad" en el marco internacional han sido los motivos que desde el punto de vista fundamental explican el descenso del commodity; ello luego de la tensión que se había generado semanas atrás entre Inglaterra-Irán y la incertidumbre por el efecto que podrían tener los precios tras las recientes elecciones en Nigeria.

A partir de este comportamiento la pregunta que surge de inversores es si esta debilidad de la última semana para el petróleo se podrá o no acentuar y en tal caso cuáles son los parámetros que se deben tener en cuenta para la operatoria del commodity hacia adelante.

El análisis técnico pasa a ser en este sentido una herramienta clave que ayuda a acotar la incertidumbre reinante, no sólo tratando de identificar una tendencia principal en los precios sino incluso proponiendo parámetros que podrían ser reconocidos por éstos en el transcurso de las jornadas.

EL ANALISIS

Como ya hemos mencionado desde esta columna en ediciones anteriores, nuestra confianza se encuentra inclinada por considerar que la tendencia de fondo para el commodity sigue siendo alcista. Concretamente, creemos que los máximos de 78-80 dólares por barril alcanzados hacia el mes de julio del pasado año 2006 son sólo intermedios dentro de un bull market aun más vigoroso de fondo para el petróleo, que debería conducir los precios hacia el próximo año 2008 idealmente por encima de los 100 dólares por barril.

Sin embargo, cuando nos centramos en el análisis de corto plazo identificamos que previo a que la tendencia alcista favorecida de fondo continúe su curso, el commodity puede verse afectado por un proceso de indefinición o consolidación, el cual hará fluctuar su precio en una franja cada vez más acotada para recién entonces concretarla salida alcista de fondo por encima de los 100 dólares favorecida.

En efecto, dada la reacción bajista que ha tenido el commodity en la última semana, resulta posible considerar que el proceso correctivo que diera inicio en los máximos de 78-80 hacia julio de 2006 se encuentre desarrollando bajo una formación triangular. Como aclaración al lector es importante mencionar que el análisis técnico identifica tres comportamientos posibles en un proceso correctivo: que el mismo se materialice en términos de precios; que el mismo sea en términos de tiempo o cuando la corrección se encuentra definida por un trayecto de avance previo importante puede ocurrir que la misma se materialice en términos de precios y tiempo.

Como es de público conocimiento, el rally observado en el commodity entre 2005 y mediados de 2006 ha sido de envergadura, con un crecimiento del precio cercano a 300%. En este sentido y considerando el comportamiento actual que tiene el commodity resulta posible pensar que el proceso correctivo desde los máximos de 78-80 dólares no sólo se esté desarrollando en términos de precio, como lo ha hecho en la caída desde 78-80 dólares a los mínimos de 51-50 dólares, sino que incluso este proceso correctivo se pueda extender en el tiempo con un proceso de consolidación, bajo una figura de triángulo. Esta figura tiene por característica la fluctuación de las cotizaciones en una franja de precio cada vez más acotada, que termina por fastidiar a los inversoresal no poder detectar estos una tendencia clara. Es a partir de allí entonces desde donde se efectúa la salida alcista que guarda la suficiente consistencia como para llevar los precios a nuevos máximos históricos por encima de los registrados en 2006.

Si nuestra lectura es correcta, como podrán ver en la gráfica adjunta, deberíamos esperar que la baja actual desde los máximos de 66,5-66,8 dólares termine por acentuarse hacia las próximas semanas con la intención de llevar los precios hacia niveles de 56,5-54 dólares. Desde allí posteriormente deberíamos ver una nueva recuperación hacia la zona de 60-62 dólares y una posterior caída hacia los 58-56 dólares, para entonces sí la figura de triángulo pueda culminar y pueda acondicionarse el terreno para la salida alcista de fondo en los precios con objetivos en nuevos máximos históricos.

En relación con lo mencionado, consideramos que las recuperaciones que puedan darse en el commodity desde los valores actuales serán de carácter temporal y limitadas a escollos de 63,5-65,5 dólares para luego el accionar bajista continúe su curso hacia los 56,5-54 dólares por barril. En este sentido, cualquier rebote de corto plazo en el petróleo debe interpretarse desde el punto de vista operativo como una oportunidad para tomar ganancias del avance de los últimos meses y esperar el proceso correctivo del mismo, ya sea estando fuera del mercado o con posiciones vendidas.

Es importante aclarar que actualmente sólo en caso que veamos una subida inmediata del commodity por encima de la zona de 63,5-65,5 dólares estaremos abortando las expectativas bajistas favorecidas hacia las próximas semanas y consideraremos la posibilidad que el avance desde la zona de 51-50 dólares termine por extenderse hacia escollos más altos de 68-70 dólares, área desde donde recién los precios inflexionarían a la baja como parte del proceso correctivo triangular arriba favorecido.

En tanto, si nos centramos en el barril de crudo Brent, que es el referente europeo, las expectativas son las mismas. Deberíamos esperar que la baja actual desde la zona de 69,6 dólares termine por profundizarse hacia las próximas semanas con un objetivo de 60-58 dólares por barril y de ese modo continuar con el desarrollo de una formación triangular, que al igual que en el WTI, la definición de fondo terminaría siendo alcista con objetivos en nuevos máximos históricos hacia el próximo año 2008. Estaremos atentos entonces...

Dejá tu comentario