Censo 2020, segunda prueba piloto y la innecesaria pregunta por el DNI

Opiniones

Lo relevante es porque el INDEC requiere el Documento Nacional de Identidad. El argumento del organismo para preguntar el DNI es el futuro uso estadístico de registros administrativos y la producción oportuna en períodos intercensales. ¿Esto es efectivamente así?

El domingo 8 de septiembre el INDEC llevó a cabo la segunda prueba piloto del Censo 2020 en cuatro distritos del país. El resultado de la misma puede generar que el cuestionario definitivo sea otro al momento del operativo censal 2020.

Todos los datos que aportaron los censados son estrictamente confidenciales y se encuentran protegidos por el secreto estadístico, según lo dispuesto en la ley n° 17.622.

El diseño del cuestionario incluyó la pregunta por el DNI de cada censado. ¿Es realmente necesario este dato?

El DNI de los argentinos está disperso en muchas áreas de las Administraciones públicas (nacional, provinciales, locales) no sería un problema en sí mismo que también esté en el INDEC. Agitar la paranoia sobre todo lo malo que se podría hacer con él resulta poco verosímil. Sí ya está en diferentes reparticiones estatales ¿por qué ahora y estando en el INDEC se haría un uso indebido de él?

DNI.jpg

Sin embargo y, considerando lo antes expuesto, la pregunta podría generar la desconfianza de la persona entrevistada y terminar con el trabajo del censista en ese momento dejando incompleto el cuestionario y perdiéndose información estadísticamente valiosa. Tampoco sabemos cómo reaccionará la prensa, Organizaciones de la Sociedad Civil, ni la sociedad toda cuando comience la difusión y el operativo censal definitivo en octubre del 2020. Estas situaciones podrían poner en riesgo el Censo.

Pero lo relevante es porque el INDEC requiere el Documento Nacional de Identidad. El argumento del organismo para preguntar el DNI es el futuro uso estadístico de registros administrativos y la producción oportuna en períodos intercensales. ¿Esto es efectivamente así?

¿Por qué un Ministerio, organismo, repartición, agencia, o cualquier otra área del Estado que nunca le dio al INDEC ningún dato de Registro lo haría ahora solo porque el Instituto tenga el DNI de cada uno de los argentinos?

¿Es este el motivo por el que el INDEC no accede a una mayor cantidad de Registros?

Existen tres fuentes de información estadística: los censos, las encuestas y los registros administrativos. Las operaciones estadísticas que hace el INDEC con fuente registro son algo más del 15 % del total. Por citar algunos ejemplos internacionales, España y Holanda rondan el 80 %, EEUU también, los países nórdicos llegan casi al 100%

¿El INDEC tiene solo ese porcentaje porque necesitaba el DNI de cada ciudadano para lograr más registros? ¿es el DNI la clave?

Resulta algo inocente creer que con ese dato se abrirán las puertas de todas las reparticiones del Estado y el INDEC finalmente accedería a los registros administrativos.

La factura de estadísticas confiables y oportunas es un requisito técnico, pero el acceso a las fuentes de datos del Estado argentino, es una cuestión política. Es a partir del diseño de una política de datos federal con la participación de los principales actores políticos del país, empezando por el Ejecutivo Nacional, que se podrá comenzar a acceder a los datos administrativos oficiales que dispone el país. Se trata de un proceso más complejo que el de agregar una pregunta en un formulario censal.

A la estadística no le interesa ni necesita la identificación civil de nadie, necesita de la unidad analítica, esto es, si hablamos de una persona, cual es el género, edad, lugar de residencia, etc. Además, como ya se ha dicho, no interesa ni sirven estadísticamente los datos de una sola persona, sino los grandes agregados, por ejemplo: Personas de entre 40 y 60 años que están desocupadas.

Existen alternativas sencillas para poder trabajar con Registros sin necesidad de tener el DNI, simplemente se trata de recibir los datos de los registros administrativos de las diferentes áreas del Estado, pero de manera anonimizada. ¿Cómo sería? A través de un encriptado o cifrado que se hace mediante un algoritmo que transforma el Documento de identidad de forma que sea incomprensible e inutilizable para todo aquel que no tenga la clave de cifrado. A través de esta forma de intercambio y vinculación entre el INDEC y las diferentes áreas administrativas se optimiza la utilización de los datos del Estado al mismo tiempo que se garantiza la confidencialidad y el anonimato de cada argentino.

El pedido del DNI en la cédula censal es un atajo innecesario fruto de una estrategia metodológica algo improvisada que, con las mejores intenciones, desconoce la naturaleza política de la administración pública y los caminos correctos para relacionarse con ella.

(*) Especialista en Registros Administrativos y técnico de INDEC

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario