¿Qué hacer cuando una persona sufre una coalición de tránsito y está lastimada en la columna?

Opiniones

Cómo podemos cuidar la columna y la médula cuando estamos frente a una persona traumatizada.

En el universo de la accidentología hay muchas dudas. Una de ellas es qué hay que hacer cuando estamos frente a una persona traumatizada para no agravar las lesiones en la columna y la médula espinal. Esta última es la porción del sistema nervioso central que se encuentra dentro de la columna en un canal llamado conducto medular. Por ella viaja toda la información para mover nuestros miembros, así como para la sensibilidad y parte del sistema de control del funcionamiento de los órganos.

Los accidentes de tránsito, que prefiero llamarlos colisión de vehículo a motor (ya que son evitables y el término accidente se refiere justamente a lo contrario), son junto con las caídas de altura las principales causas de daño medular en los jóvenes. Una parte de estos pacientes empeoran su lesión medular por recibir un mal manejo de la columna traumatizada en el sitio del hecho, muchas veces por parte de gente que se encuentra en el lugar del hecho y tiene intenciones de ayudar. Por eso es bueno saber cómo actuar en forma correcta.

Para comprender la causa de porqué una lesión medular puede agravarse por este motivo, primero deberíamos explicar brevemente el concepto de estabilidad de la columna. Una columna estable puede proteger a las estructuras nerviosas que se encuentran dentro de ella (médula espinal, raíces y nervios espinales) cuando se le aplican las cargas normales de la vida diaria. Esta estabilidad está dada tanto por los huesos (vértebras) como por las articulaciones (como los discos intervertebrales) y los ligamentos, que permiten movimientos entre las vértebras en rangos normales, sin producir daño alguno.

Cualquier lesión traumática de la columna podría generar una pérdida de la estabilidad en el sitio lesionado. En este sentido, los problemas en general se basan en que cuando hay una columna inestable, al moverla generamos un desplazamiento o angulación en el sitio de la lesión que va a comprimir y dañar aún más la médula espinal que se encuentra en un conducto rígido dentro de la columna, tal cual explicábamos previamente.

Entonces, ¿cómo podemos cuidar la columna y la médula cuando estamos frente a una persona traumatizada?

1) Lo primero es no moverlo hasta que llegue la ayuda con los medios necesarios (excepto casos de fuerza mayor como incendios, obviamente).

2) Luego, el paciente debe ser movilizado en bloque colocándose un collar cervical rígido y una tabla espinal rígida para proteger el resto de la columna. El paciente debe ser trasladado por profesionales capacitados para esto.

3) Estos medios de inmovilización podrán ser quitados una vez que el paciente sea evaluado adecuadamente en una sala de emergencias. Lamentablemente, en algunas situaciones extremas no queda otra solución que improvisar elementos similares que cumplan esa función protectora de la columna.

Esta es una información útil para toda la población, ya que nunca se sabe cuando podemos estar frente a un paciente de estas características.

(*) Neurocirujano (M.N.: 130405), Especialista Cirugía de Columna y Tratamiento del Dolor. (IG: @consultoriodedolor)

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario