¿Qué sucederá con el Salario Mínimo Vital y Móvil?

Opiniones

El poder de compra y el valor monetario de los salarios de los individuos de una sociedad se ve reflejado en la acción de sus gobernantes al momento de implementar políticas públicas apuntadas hacerle fácil la vida a la gente

El Gobierno convocó al Consejo del Salario para el próximo 16 de marzo. Allí se discutirán los nuevos aumentos. A partir de septiembre de 2021 se fijó el S.M.V.M. de 31.104.-; en octubre de 2021 en $32.000; y para febrero de este año $33.000.-

La ley de contrato de trabajo denomina al Salario Mínimo vital y Móvil como la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión.

Del concepto legal surge que se trata de la remuneración mínima en efectivo que tiene derecho a percibir un trabajador dependiente; es decir, ningún trabajador en relación de dependencia puede ganar una remuneración menor, puesto que, es el piso de todas las remuneraciones.

Este es de carácter imperativo, protectorio e inembargable, y es consecuencia inmediata del orden público laboral. En él no están incluidos los subsidios o asignaciones familiares que pudieran corresponder al trabajador ni los llamados beneficios sociales.

¿Quién Fija el Salario Mínimo Vital y Móvil?

Es tarea del Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo Vital y Móvil dependiente del Ministerio de Trabajo de la Nación.

La mayoría de los convenios colectivos de trabajo, para no decir todos, tiene un básico mínimo de convenio, como promedio, de $65.500 (Básico Convencional) sin adicionales, estos son (presentismo, antigüedad, Plus, etc.). Este mínimo de convenio es la base de cálculo de todo rubro remunerativo sujeto a descuentos.

El Gobierno ostenta que en 2021 y en 2022, los salarios le ganaron a la inflación. Sin embargo, hace años se vulneran las disposiciones del artículo 14 bis de la Constituciones Nacional, de la Ley de Contrato de Trabajo y de la Ley Nacional del Empleo.

Si tomamos en cuenta que la suba del dólar se traslada a los precios, al dolarizar el S.M.V.M., se ubica en 150 dólares, el más bajo de Latinoamérica. La pérdida del poder adquisitivo y el panorama que genera el traslado de la suba del dólar a las góndolas es desoladísimo para el país.

En otras palabras, el S.M.V.M. ha perdido en los últimos años todo valor virtuoso como referencia para el mercado de trabajo y el consumo, puesto que el Gobierno Nacional lo ha manipulado “gradualmente” como herramienta de ajuste para contener los reclamos salariales.

A su vez, se encuentra cada vez más lejos del monto que el propio Estado reconoce como línea de pobreza para un grupo familiar, peor aún, de estar por encima del monto requerido para acceder a los alimentos mínimos necesarios para no caer en la indigencia.

Los acuerdos de aumentos salariales se encuentran por debajo de los niveles de inflación y esto afecta categóricamente el poder adquisitivo de los trabajadores, y como consecuencia la consolidación de la demanda interna para nuestras Pymes que son el motor de la economía nacional.

Temas

Dejá tu comentario