El futuro llegó al sector de Real Estate

Opiniones

Transparencia, celeridad y dinamismo son algunas de las tantas características que nos trae la tecnología. Se trata de un crecimiento constante y exponencial que no tiene un techo.

Cuando una familia emprende la búsqueda de un nuevo hogar, entre las prioridades que históricamente se tenían en consideración, se encontraban la ubicación, luminosidad, distribución, expensas, amplitud de los espacios, precio, cantidad de baños, ruido o vistas. Aunque todos esos factores continúan siendo determinantes al definir la compra de una vivienda, en los últimos tiempos la seguridad se ha transformado en una de las principales preocupaciones de la sociedad, especialmente en los núcleos densamente poblados donde los índices de inseguridad quitan el sueño a muchos habitantes.

El comprador ya no solo pregunta sino que indaga, se informa en la enorme autopista de información que es internet sobre la zona en donde va a comprar, advirtiendo como determinante el factor seguridad. La iluminación de la cuadra, si hay custodia policial o privada, la facilidad de escape del delincuente de la zona, las medidas de seguridad del acceso a la vivienda, los reportes de vecinos y conocidos sobre la situación en el barrio y hasta recorridos por la zona. Todas ellas son algunas de las acciones que el comprador ha incorporado en estos últimos tiempos para definir el lugar en donde va a vivir.

Tecnología de punta

La tecnología es otro de los elementos que más influye en el mercado inmobiliario del siglo XXI. Real estate y tecnología de punta forman una alianza inquebrantable de la que los años han sido testigos. En los últimos tiempos hemos observado, por ejemplo, una importante merma de visitas de clientes a las inmobiliarias y un proporcional aumento de páginas y portales que ofrecen inmuebles de manera online.

También, ha cambiado la franja horaria en la que los usuarios realizan consultas, ya que hoy tienen la libertad de navegar sin restricciones de horarios de atención, como tienen las oficinas físicas. Los portales online, además, permiten mostrar las propiedades con lujo de detalles, logrando maximizar el tiempo tanto del profesional como del cliente.

Otro efecto de la revolución informática ha sido el incremento de la exigencia y el aumento del conocimiento del usuario, quien hoy puede pasear por las calles de su futuro barrio de forma virtual, conocer las casas vecinas, su luminosidad, sus aspectos positivos y negativos, como así también los recaudos y exigencias que deberá tomar en el proceso de acceso a un inmueble, etc.

A pesar de los logros alcanzados, aún queda un largo camino por recorrer en cuanto a las altas tecnologías aplicadas al proceso de compra. Cuestiones como reserva digital, firma electrónica y/o digital, cuentas escrow (cuentas de garantía), o información online necesaria para agilizar el proceso, tales como certificados, libres de deudas, entre otras, son algunas de las herramientas que comienzan tímidamente a utilizarse.

Transparencia, celeridad y dinamismo son algunas de las tantas características que nos trae la tecnología. Se trata de un crecimiento constante y exponencial que no tiene un techo determinado, ya que se encuentra en permanente movimiento y expansión.

(*) Abogado especialista seguridad y altas tecnologías - Corredor inmobiliario.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario