21 de febrero 2024 - 15:02

Un panorama desolador para las pymes: el 45% de la maquinaria parada y una caída del 40% en las ventas

La capacidad instalada de las pymes se está utilizando tan solo en un 54,9% promedio habiendo ya cantidad de fábricas totalmente paradas.

Las pymes están viviendo una situación angustiante. 

Las pymes están viviendo una situación angustiante. 

Reuters

Es el rol del Estado presente (entre muchos otros) mantener el equilibrio entre las distintas fuerzas de la sociedad y esto no está pasando ni de lejos. El presidente Javier Milei elije pelear todas las batallas al mismo tiempo, con los gobernadores, los maltrata, les dice que los va a fundir (a ellos y a los habitantes del territorio), les baja abruptamente las transferencias que les corresponden a las provincias en proporciones desmedidas (en diciembre 13,9% y en enero 53,35% respecto al mismo mes del año anterior), y al mismo tiempo se pelea con Lali Espósito por sus ideas sociales y políticas.

¿Todos somos sus enemigos, los trabajadores, los empresarios pymes, los productores regionales, los cooperativistas, los emprendedores, los artistas, los jubilados?

No digan que el Gobierno no interviene porque lo hace, opera desvirtuando hasta el fracaso una mesa de diálogo y de resolución que funcionó con el transcurrir de los años. Algunos mejor otros peor, pero funcionó, nos referimos a la Mesa del Salario Mínimo Vital y móvil (SMVM).

Está implementada por ley (pero parece que su apego institucional es escaso, lo vimos con el DNU), con igual participación de empresarios (16) y trabajadores (16), contó siempre con la representación de todos los sectores que hacen al quehacer de la producción y el trabajo. Pero de manera inédita este año no llamaron al conjunto de los representantes de las pymes (que solo somos el 95% de las empresas del país, producimos el 50% del PBI y absorbemos el 70% de la mano de obra).

pymes.jpg
Las pymes temen por un escenario similar al vivido durante el macrismo.

Las pymes temen por un escenario similar al vivido durante el macrismo.

Frente a una inflación del 25,5% en diciembre, del 20,6% en enero, del 15% en los primeros 15 días que corren de febrero, ¿cómo se puede tener estomago para negar el aumento cuando hoy es de $156.000 y la canasta de indigencia está llegando a los $300.000? Y decimos se lo está negando intencionalmente, porque participamos como pymes por muchísimos años y cuando las partes no nos poníamos de acuerdo, laudaba el Estado presente, pero siempre se llegaba a un resultado más o menos satisfactorio para las partes.

No nos cuenten que no hay intencionalidad manifiesta cuando una garrafa social aumenta el 204%, o la luz el 150%, o el colectivo el 250%, el subte 360% o la canasta escolar el 330% y ni hablar de alimentos, medicamentos y demás elementos esenciales para la vida diaria y digna. Sin embargo, de aumentos de salarios ni se habla y se patea la decisión para marzo. Cae el poder adquisitivo y con él nuestro mercado interno que vive, crece y crea trabajo en la medida que el pueblo tenga un mango para poder gastar.

El jueves pasado nos reunimos las cámaras textiles, de indumentaria, del calzado, de fabricantes de avíos, y curtidores, juntamente con representantes del sector del trabajo y del Estado Provincial. La propuesta consistía en hacer un relevamiento de situación hasta el presente y un análisis en conjunto de la perspectiva futura partiendo de un diagnóstico tan duro como muestra que la capacidad instalada de nuestras empresas se está utilizando tan solo en un 54,9% promedio habiendo ya cantidad de fábricas que por falta de insumos y por escasa venta están totalmente paradas.

La situación en mayor o menor grado es bastante similar, caídas del orden del 40% de ventas, con picos como curtidores en el 50% ya que se vende su materia prima (cueros) salados y no tienen que procesar. De hecho, cuando planteamos hace más de 200 años que no podemos exportar cueros y comprar botas de nuestros propios cueros, retrocedimos a la época de Rosas. En los sub-productos del cuero está sucediendo algo similar, se exporta todo a Italia y China fundamentalmente y nada queda para trabajar y poder darle valor agregado con nuestra gente.

Pymes empleo.jpg
Las pymes reportan también caídas en las ventas.

Las pymes reportan también caídas en las ventas.

En marroquinería la situación es aún más grave ya que proliferaron los importadores y el mundo necesita nuevos mercados donde colocar sus excedentes y que mejor que un país que les abre generosamente las puertas sin pedir nada a cambio. Porque no comparan nuestra generosidad con los agricultores franceses que frente a la hipotética importación de sus productos cerraron las rutas de entrada a Paris, o con las barreras arancelarias o para-arancelarias de los EEUU, cada país en esta época de recesión mundial (Inglaterra entro en el día de ayer en recesión), protege su mercado, mientras nosotros lo abrimos sin establecer controles aduaneros, sin sistemas de control de sub-facturación y sobre facturación.

Debemos prender las alarmas lo antes posible, conocemos este camino, que es el mismo que aplicó Martinez de Hoz, Menem y Macri, con resultados catastróficos. Ahora es peor, Milei quiere hacer un ajuste terminal, convertirnos en agro-exportadores, primarizar la economía a tal punto que exportemos minería y energía, pero para ese modelo sobran al menos 20 millones de argentinos. Por eso los empresarios PYMES debemos reaccionar ahora, cuando aún tenemos fuerza para levantar la voz y el puño si fuese necesario. Vienen por todo, por nuestra soberanía monetaria, por nuestra soberanía territorial, por nuestros recursos naturales, por nuestra agua potable.

No nos dejemos seguir engañando con palabras fáciles como “el déficit fiscal 0”. Solo dos o tres países en el mundo se manejan de esa forma y no existe en la práctica forma de crecer con esa mentira. El capitalismo se basa en crédito bien aplicado y no es verdad que con el déficit 0 se termina la inflación. Empiecen por controlar a los formadores de precios y tendrán mejores resultados, tanto sociales, como inflacionarios ¿o será que son sus amigos? Piénselo Sr. Presidente, todavía está a tiempo.

Secretario de la CEEN – Central de Entidades Empresarias Nacionales

Dejá tu comentario

Te puede interesar