Vinos y habanos: placeres que se redescubren en cuarentena

Opiniones

Durante el confinamiento aumentó el consumo de la bebida, pero los más osados gustan combinar la experiencia con un puro. Aquí una guía con todo lo que hay que saber para una experiencia completa.

En épocas de aislamiento, cumpliendo con la premisa de cuidarnos entre todos, hemos encontrado la forma de dar con los tiempos adecuados para poder apalear esta situación. Se dice que el consumo de vinos aumento, cuadriplicando el promedio que se venía bebiendo y es que aquellos que no le ponían atención, comenzaron a explorar este maravillo mundo, porque de eso se trata: dedicarse tiempo para disfrutar de uno de los tantos placeres que gozamos en la vida.

Los cierto es que al no tener la posibilidad de salir y disfrutar de las infinitas propuestas culinarias que ofrece nuestra gastronomía, toco ponerse el delantal y ser nuestros propios chefs en casa. ¿Algunos subieron la apuesta y recrearon rincones especiales de la casa para disfrutar de un libro, con una copa de vino y los más osados un habano? Si de placeres hablamos no podemos dejar afuera a este producto de excelencia de Cuba.

¿Cómo resulta esta combinación entre un vino y un habano? ¿Puede ir con un tinto? ¿Yo no tomo vino tinto, pero me gusta el rosado y el blanco puede ir? ¿Como ves la combinación habanos y espumante? Preguntas que me llegaron a mi Instagram, y como siempre digo “para todo hay un compañero”.

Los vinos tintos al igual que los habanos tienen una sustancia denominada “taninos”, la misma es la que la aporta cierta astringencia y/o sequedad en la boca. Los habanos en menor medida también lo suelen tener, es por eso que siempre hay que buscar un vino tinto que no sea tan tánico. ¿Cómo sabemos esto? En Argentina los vinos van por la tendencia de vinos “fáciles de tomar”, por ende, han disminuido la concentración de esta sustancia que muchas veces era definición de estructura.

Hoy podemos contar con mucha información en relación a la composición de cada vino, las etiquetas son el primer factor tangible de comunicación, es que a través de ellas podremos dar con la zona vitivinícola de procedencia, si tuvo o no paso por madera, el año de cosecha, entre otras.

Las zonas, para los más instruidos son un factor elemental del perfil del vino, sabiendo algunas características de estas, podremos saber a grandes rasgos que estilo de vino es. Por ejemplo, se habla mucho del concepto “terroir” o “terruño” que significa la combinación entre suelo, clima y la mano del hombre. Ahora bien, podremos encontrar datos como las alturas de procedencia, esto nos dará la pauta de que a mayor altura mayor desarrollo de la acidez y gran exposición al sol, con lo cual mayor concentración de color, entonces podremos encontrar un vino más fluido y fresco, desmitifiquemos a la acidez como un atributo malo, al contrario, es la columna vertebral del vino. También encontraremos vinos a menor altura mayor desarrollo de azúcar, con lo cual estaremos en presencia de un vino “caluroso” ya que el azúcar desarrolla más alcohol y quizás se perciba un poco más alcohólico que los vinos de altura.

Estos datos son fáciles de interpretar en una góndola, al igual que las cosechas y lo que la mayoría busca es la mención de la presencia de madera, la realidad es que si no especifica es porque claramente no es un dato de relevancia para ese estilo de vinos, con lo cual estaremos en presencia de vinos agiles, versátiles, de mucha fruta y sobretodo frescos. Si la mención de la crianza en barrica se encuentra, entonces podemos pesar en un vino con fruta un poco más madura y un poco más complejo.

¿Ahora bien, los vinos con madera son mejores que los vinos sin madera? Ni una, ni la otra. Son vinos de diferentes perfiles para momentos completamente distintos.

Es aquí donde nos fijamos de estos atributos para poder maridar un vino con un habano, en el caso de los habanos los mismos se dividen por territorios de sabor, según la marca, las mismas siempre mantienen el mismo estilo.La clasificación por sabor es solo el primer paso para orientarse en la elección de su habano. El sabor varía entre vitolas (formatos) y existen innumerables matices entre las marcas de un mismo grupo de clasificación para ser explorados.

Suaves / Medio Suave: van muy bien con vinos blancos con un poquito de volumen, como pueden ser el Chardonnay, el semillon o el viognier, tres cepas que suele tener un poquito más de volumen en boca si el mismo tuvo una crianza sobre borras o un leve paso por madera. En cuanto a tintos, también se pueden combinar con tintos ligeros, con el mas mínimo paso por madera, la idea es lograr una combinación donde ni uno tape al otro, tal cual la regla del maridaje.

Medios / Medio fuerte: son habanos para vinos dulces, fortificados y/o encabezados (vinos dulces), también aplica para espumantes de método tradicional ya que los mismos suelen pasar un tiempo prolongado estacionados sobre las levaduras o borras, dándole a la espumante mayor complejidad en boca. Tintos también preferentemente de líneas de reserva, por su clasificación de crianza. Lo bueno y particular es que nuestros vinos cada vez tienden a la poca utilización de madera con lo cual es un beneficio para el maridaje con habanos.

Otro factor que puede influir en el maridaje son los formatos de cada habano, ya que dependiendo el momento se puede adaptar con el vino.

El habano, tal como nuestro malbec, es un producto muy representativo de Cuba, y solo los “puros” elaborados en las zonas privilegiadas de Cuba pueden denominarse “habanos”. En nuestro país, también hay elaboración de este producto, pero dadas las características de región solo pueden llamarse puros.

Es importante resaltar este atributo, ya que Cuba es el único país que hace habanos, considerado el mismo como el mejor tabaco del mundo.

Mientras que nosotros y solo en Argentina, el malbec logra los atributos que tanto nos representa a nivel mundial. Se puede hacer malbec en cualquier lugar del mundo, pero ninguno como el nuestro.

*Deby Benitez es sommelier de vinos y habanos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario