Pepe Monje: el thriller psicológico encontró lugar en la escena teatral

Espectáculos

El actor interpreta “Detrás de esa puerta”, de Rafael Calomino, con Claudia MacAuliffe y Eduardo Lamoglia.

El thriller psicológico en teatro es un género en ascenso. “Por suerte para el teatro, el Mundial se da casi finalizando el año y entonces no afecta tanto como siempre ocurrió. El Mundial parte al medio todas la producciones, que se deben planificar para antes o para después y eso limita...”, dice Pepe Monje, quien actúa junto a Eduardo Lamoglia y Claudia Mac Auliffe en “Detrás de esa puerta”, de Rafael Calomino, en su segunda temporada en el Tinglado, los domingos a las 17.

En clave de policial psicológico, la obra discurre entre las obsesiones y fantasmas de la mente humana, sumergiendo a los personajes y público en un juego perturbadoramente cíclico. Dos sujetos debaten sobre la muerte, la redención, el amor y la inoperancia de la justicia, que provoca una simbiosis entre ambos. Dialogamos con Monje.

Periodista: ¿Qué le atrajo de esta obra que sigue la estructura del juego de espejos?

Pepe Monje: Fue una elección egoísta porque estábamos en pandemia y el teatro no encontraba su lugar. No sabíamos cómo íbamos a estrenar, hubo ensayos por zoom y luego una adaptación. Este año comenzó el derrotero de la obra y apareció el texto, porque cuando tiene la primera lectura se respeta y se detecta qué hay algo pero no se descifra del todo qué. En esta segunda temporada se empezó a aclarar y transitar.

P.: Dice que descifró esta vez que había algo. ¿Qué?

P.M.: La ceremonia teatral con los actores, tuvimos tiempo de crear un nuevo espacio. Volverá el año próximo y por primera vez estoy en una obra que irá por la tercera temporada y seguimos encontrando cosas muy interesantes. En especial, un teatro no cerrado en el que el espectador tiene que poner su parte, terminar de armar lo que de la obra interpreta, más allá que los actores tenemos que contar una historia. Pero hay múltiples lecturas después para que el espectador trabaje. Es como en esas novelas que uno levanta la cabeza porque le dispara una situación y luego se vuelve a la historia de las páginas.

P.: ¿Cómo es la estructura de la obra y sus temas?

P.M.: Hay situaciones, momentos, tiene segmentos. Hay crímenes, un investigador y un culpable. La obra trata de comprender esos crímenes, se desarrolla en ese espacio policial y es muy psicológica, llevada por una triada surgida de una misma cabeza y que el público irá descifrando.

P.: ¿Cómo ve la escena teatral?

P.M.: Este año hay hubo gran oferta y la gente salió a buscar a ver cómo estaba emocionalmente y de la cabeza, avocándose a la lectura o al teatro. Creo en el independiente, son sagradas nuestras funciones de los domingos a las 17 frente a la posibilidad de filmar. Pero también entiendo su contexto acorde, no le exijo al proyecto teatral más de lo que puede dar, porque la obra va creciendo con tiempo y así su público. También hay actores que no tienen otros recursos y no pueden tener tanta paciencia, en ese sentido puede resultar complejo estrenar en el espacio alternativo que no deja de ser comercial porque si la obra no funciona, viene la otra.

Dejá tu comentario