Abuelas anunció que recuperó al nieto 106

Política

Abuelas de Plaza de Mayo dio a conocer este martes la identidad de Pablo Javier Gaona Miranda, de 34 años, según lo confirmó un estudio genético realizado un mes atrás y con el que ya suman 106 nietos recuperados por la entidad. Así lo indicó la presidenta de la organización, Estela de Carlotto, quien precisó que el joven se acercó a Abuelas en 2008, con sospechas de que podía ser hijo de desaparecidos.

La dirigente precisó que Gaona Miranda pasó "un mes" desde que nació, junto a sus padres, María Rosa Miranda y Ricardo Gaona Paiva, hasta que ambos fueron secuestrados el 14 de mayo de 1978. Carlotto señaló que ahora el joven se reencontró "con sus tíos, sus primos y una abuela que siempre lo esperó".

La dirigente advirtió que "la verdad es la única explicación capaz de poner fin" a situaciones como las vividas por Gaona Miranda, y pidió que los jóvenes que tengan dudas sobre su origen puedan acercarse a la Asociación. Resaltó que en otros casos puede ocurrir como con "Pablo Javier, que tuvo la valentía de enfrentarse a sus miedos" y conocer su verdadera identidad.

El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Juan Martín Fresneda, celebró el anuncio y dijo que "es una noticia para festejar, pero también para invitar a que todos los que aún dudan de su identidad se acerquen a Abuelas, para seguir construyendo su vida, su realidad, su sangre y su identidad, pero también la democracia y el Estado argentino". 

"Hoy recuperamos la historia de vida de un joven y el amor de dos personas que fueron asesinadas por el terrorismo de Estado, a quienes ya podemos decirles que estén tranquilos porque su hijo sabe quiénes fueron sus padres y seguramente empezará una nueva vida queriéndolos y reivindicándolos", destacó el funcionario nacional.

La entidad que preside Estela de Carlotto estima que unos 500 hijos de desaparecidos fueron robados y apropiados ilegalmente por represores o sus cómplices durante la última dictadura militar.

El pasado 5 de julio, el exdictador Jorge Videla fue condenado a 50 años de cárcel por su responsabilidad en una "práctica sistemática y generalizada de sustracción, retención y ocultamiento de menores de edad".

El tribunal condenó además a otros ocho represores, entre ellos a Reynaldo Bignone, Santiago Riveros y los marinos Antonio Vañek y Jorge "El Tigre" Acosta, quienes fueron imputados por los casos de los niños que aún están desaparecidos, es decir, dieron por probados sus secuestros y entendieron que el delito continúa.

Dejá tu comentario