Alberto Fernández insistió en venganza de ex asesor

Política

Alberto Fernández eligió el contraataque para defender a Romina Picolotti ante la serie de denuncias por supuestos desmanejos en el área ambiental. El jefe de Gabinete enfocó directamente hacia el monopolio «Clarín». A continuación, los tramos más salientes.

«Como es de dominio público, el día domingo un diario de esta Ciudad, el 'Clarín', publicó un artículo extraño, en tapa, firmado por un autodenominado periodista de investigación, Claudio Savoia, donde en su titular el diario hablaba de 'los extraños manejos en la Secretaría de Medio Ambiente'. En realidad, el caso para un lector desprevenido, ese título y ese artículo tuvo un sentido conmocionante porque se decían allí, se hacían una serie de afirmaciones que hacían pensar en el más absoluto descontrol y desmanejo de la Secretaría de Medio Ambiente. En realidad, muchos de nosotros -yo soy uno de esos tristes privilegiados- había recibido aproximadamente 60 días antes una carpeta, que contenía una clara operación política, que decía, palabras más, palabras menos, y como ustedes podrán ver en un trabajo que hemos preparado para que ustedes puedan comparar ese trabajo anónimo y la nota, firmada por el autodenominado periodista de investigación y en verdad conocíamos lo que estaba pasando.

»El diario 'Clarín' planteó que: 'en la Secretaría de Medio Ambiente, como parte de ese descontrol, había una contratación innecesaria de personal'. Hablaba textualmente de que 'con una planta de 422 empleados, Picolotti contrató otros 350 sin que su necesidad e idoneidad fuera debidamente justificado'. Hablaba de que 'a través de varios de estos contratos de locación de obras, la secretaría paga salarios importantes a una serie importante de parientes y amigos'. Hablaba de que algunos ejemplos es el de 'Susana Verónica Franco, su asesora personal, la novia de su hermano, Juan Picolotti, que a su vez es jefe de Gabinete'. El diario seguía informando, hablando siempre dentro del mismo contexto,de que 'la avalancha de contratos tiene su máximo exponente en el que fue otorgado a la abogada, cubano-americana, Ana María Kleymeyer, quien en verdad estaría cobrando entre 25 mil y 30 mil pesos por mes'. Decía, también, que 'algo similar ocurre con el doctor Juan Pablo Ordóñez, un colombiano que, aunque admite que del tema conoce poco, dirige la Unidad de Gestión Ambiental de la actividad minera'. También decía que Picolotti también contrató al hermano de Susana, Martín Franco, a quien nombró director de Recursos Humanos; a la mujer de Martín Franco, Cristina Aoky, que es la encargada del Area Sociosanitaria, del Programa Integral del Riachuelo, y a varios de la infancia de Juan Picolotti, que fueron beneficiados con jugosos contratos, como Raúl Bidablé, Sebastián Olmos, y Edgardo Rubial. Afirmaba, también, que 'se contrataban jets privados y se hacían compras innecesarias'. Decían que 'para viajar al interior del país, la secretaria Picolotti suele contratar los servicios de jets privados' y afirmaba que 'Picolotti compró muebles para remodelar su secretaría y que compró 100 computadoras, de última generación, y para evitar los controles lleva a cabo un mecanismo utilizado para la administración eficiente de fondos públicos. Se trata de un acta acuerdo, firmado por la Secretaría de Ambiente y la Fundación ArgenINTA'. En realidad, lo que el autodenominado periodista de investigación, Claudio Savoia, ha hecho es básicamente copiar aquella carpeta, que estaba circulando en varios despachos de la función y seguramente de algunos periodistas. No era otra cosa más que una operación política claramente delineada con el fin de lastimar a una funcionaria, que fue convocada al gobierno, que era una militante activa de los derechos humanos y de la defensa del medio ambiente, que dejó el rol, tranquilo, que éstos militantes y dirigentes del medio ambiente tienen para hacerse cargo de las riendas de una secretaría compleja, en un momento muy particular.

»En verdad, la nota aparecida en el diario 'Clarín', firmada por Claudio Savoia, reproduce casi textual e íntegramente aquella nota anónima, que ha circulado inmediatamente después del desplazamiento de Bruno Carpinetti, del cargo de subsecretario de Coordinación de Política Ambiental. Muchos de ustedes habrán escuchado, que así lo dije, en algunas radios, porque conocía de qué se trataba, había leído ese anónimo y conocía de esa carpeta.

»A su vez, toda la documentación respaldatoria fue entregada junto a aquella nota anónima, con lo cual el pseudoperiodista de investigación lo único que tuvo que hacer es copiar las fotocopias que le habrá dado el que le entregó la carpeta. Y los artículos sucesivos, publicados en 'Clarín', no hacen otra cosa que repetir esa lógica y basarse en la misma documentación. Pues bien, déjenme explicarles algunas cosas, en primer lugar, desde que nosotros nos hicimos cargo de la Secretaría de Medio Ambiente tuvimos que llevar adelante una tarea de fortalecimiento institucional clara.

»En primer lugar, debimos ocuparnos del conflicto de las papeleras, que es un conflicto internacional, que nos ha exigido muchísimo, que nos ha obligado a trabajar en conjunto con la Cancillería permanentemente y más allá de que el diario ' Clarín', en otro tiempo, por algún interés que desconozco, le haya dedicado otra tapa a Romina Picolotti diciendo que tenía conflictos insalvables con la Cancillería que impedían el trabajo conjunto, la realidad es que en todo este tiempo hemos trabajado conjuntamente, codo a codo, con la Cancillería. Ahora, lo cierto es que para podernos hacer cargo de la gestión por el conflicto de las papeleras, del reclamo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en la materia propia del Riachuelo y para llevar adelante todo un sistema de control sobre la actividad minera, era imposible desarrollarlo con el cuerpo que teníamos de agentes. Básicamente, porque esa secretaría era una institución que había dejado de inspeccionar, había dejado de controlar y en muchos casos se había vuelto cómplice de los agresores del medio ambiente, empresas importantes que contaminan y para quienes el cuidado del medio ambiente se convierte en un costo y no en una inversión. La verdad es que tuvimos que contratar 306 personas nuevas, lo hicimos además avalado por la Auditoría General de la Nación, acá ustedes tienen un facsímil que reproduce una nota que a mí, en junio de 2006, el auditor general de la Nación, el Dr. Despouy, me acercó oficialmente donde habla exactamente que 'en la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable,la falta de recursos humanos y materiales impide planificar ordenadamente y desarrollar las inspecciones y certificaciones correspondientes'. Esto lo decía el auditor general de la Nación, que además estaba demandando que la Secretaría de Medio Ambiente desarrolle la tarea de control y de inspección que era necesaria. Eso explica lo que graciosamente el autodenominado periodista de investigación cataloga como 'la falta de necesidad de nombrar personal'.

»Eso lo explica, hemos cumplido con una requisitoria de la Auditoría General de la Nación, las designaciones respondieron a la necesidad de fortalecer institucionalmente a la secretaría y además las nuevas demandas que ha debido afrontar, que yo ya se las comentaba, el caso de las papeleras, el Riachuelo, el caso de la actividad minera, en el Norte, nos ha obligado a aumentar, casi con urgencia, el cuerpo técnico para poder llevar adelante las tareas. Ahora bien, graciosamente este señor, apellidado Savoia, dice que en verdad hemos nombrado entonces como personal 'gente sin idoneidad'. Yo les quiero recordar que de los 306 contratados que hubo, durante la gestión de Romina Picolotti, el 78 por ciento tiene formación universitaria, y de ellos el 35 por ciento tiene estudios de posgrado. Con lo cual, si ustedes revisan este cuadro, se darán cuenta que menos de un 25 por ciento es personal que no tiene preparación universitaria, y que necesariamente hay que nombrar porque además uno necesita personal de apoyo administrativo para los que desarrollan tareas técnicas. Este personal, en la actualidad, está siendo contratado bajo la modalidad del empleo público, es decir, la modalidad del Decreto 1184 y el Decreto 1421, no es esto de ahora, sino que es una decisión que ya habíamos tomado, superada la urgencia, aproximadamente hace 60 días; claro esto no se lo contó el informante al pseudoperiodista, pero ésta es la verdad. Ahora bien, hablaban de la falta de idoneidad, inclusive se dijo que 'a través de varios de estos contratos de locación de obras la secretaría paga salarios importantes a una serie importante de parientes y amigos'.

»Quiero decirles que en toda la secretaría no se registra ningún sueldo de 12 mil pesos y mucho menos de 25 mil pesos, como temeraria e inexplicablemente afirmó el 'investigador'. Quiero decirles que no se registra en la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable ningún gasto de personal, de agente o de funcionario, ningún gasto personal de agente o funcionario. Todo ese disparate de que se pagan alquileres y salidas nocturnas y todas esas verdaderas imbecilidades que se describieron son falsas. Quiero decirles que ninguno de los agentes que ha sido contratado ha sido seleccionado por otra causa que no sea su idoneidad y dedicación. Quiero decirles, que al cabo de 48 horas de trabajar con Romina, porque no es verdad, como publicaron algunos hoy, que estuve media hora con Romina, ayer, y la abandoné y la dejé para irme a la reunión de los asambleístas, sino que cuando me fui con el canciller, ayer, ya llevaba tres horas de trabajo con Romina, y lo hubiera seguido de no haber sido porque me tuve que reunir con el Presidente, al fin de esa reunión. Al cabo de dos días de trabajo yo les puedo decir que no existe una serie de parientes y amigos contratados, como graciosamente dijo el 'amigo' Savoia.

Dejá tu comentario