Amenaza de protesta al arrancar papelera Botnia

Política

El gobierno uruguayo cumplió con su palabra: la pastera de Botnia comenzará a operar después de las elecciones presidenciales del domingo pasado y luego de la cumbre Iberoamericana de la semana próxima en Santiago de Chile. Ahora sería el turno de la Argentina de oficializar que los reclamos contra la pastera serán definitivamente encauzados dentro de la causa abierta en el tribunal de La Haya y que no se avalará más, al menos oficialmente, ningún tipo de protesta. En otras palabras, la Argentina convivirá con la papelera funcionando y esperará lo que se resuelva en la Corte radicada en Holanda.

Tanto desde Buenos Aires como desde el gobierno de Tabaré Vazquez, la clave argentina para reclamar que se postergara la autorización pública para que la pastera comience a trabajar era doble. Por un lado, resultaban obvios los perjuicios que traería para la postulación de Cristina de Kirchner que la pastera estuviera produciendo pasta celulosa antes del 28 de octubre, aunque esta realidad sea reconocida extraoficialmente desde la Casa de Gobierno. Pero además, en la fallidamente secreta reunión del 28 de agosto en la estancia Anchorena de Colonia, donde se cruzaron el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el secretario general de la Presidencia uruguaya, Gonzalo Fernández, la delegación argentina explicó que para poder tener más espaldas para sostener la imagen del funcionamiento de Botnia, se necesitaban los resultados de las elecciones en Gualeguaychú.

Aparentemente, el Fernández argentino tenía encuestas de esos días, que indicaban que la localidad entrerriana apoyaría a Cristina de Kirchner, pese a las críticas y protestas públicas de los manifestantes y vecinos que cortan el puente internacional que une esa ciudad con Fray Bentos. Según el argumento local, cuando los votos demuestren el apoyo a la candidata oficial, habría más respaldo para soportar la realidad de la pastera funcionando. Como Cristina Fernández de Kirchner venció en Gualeguaychú, aunque con menos votos que el promedio nacional (37% contra 44,9%), el gobierno considera que es el momento de reconocer que Botnia funcionará sin problemas hasta que eventualmente La Haya resuelva lo contrario.

El próximo paso es ahora preparar el encuentro que Néstor Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner, Tabaré Vázquez y el rey Juan Carlos de España tendrán en Santiago de Chile la semana próxima, cuando todos coincidan en la Cumbre Iberoamericana. Será, seguramente, el último acto en la mediación del monarca, que llevó adelante en realidad el embajador español ante las Naciones Unidas, José Antonio Yáñez Barnuevo, y que en realidad terminó lejos de las pretensiones argentinas: la relocalización de Botnia. Sin embargo, la intención es que haya una foto oficial agradeciendo a Juan Carlos, mostrando que en realidad todo llegó a buen puerto. Unas horas después, pero no en el lugar el evento, de alguna manera el gobierno argentino explicará que en realidad la estrategia oficial es esperar la resolución del caso en La Haya, ya que el Tribunal se reservó en junio del año pasado la facultad de obligar a Uruguay a desmantelar la pastera si se comprueba que la papelera es contaminante.

  • Autorización

    Lo importante del encuentro de Santiago de Chile en realidad será que después de la cumbre Botnia comenzará a producir celulosa, luego de haber recibido la autorización, lo que ocurriría «en las próximas horas», según blanqueó ayer el propio gobierno de Tabaré Vázquez. El encargado de explicar la situación, en un mensaje dirigido al público interno del país vecino fue el ministro de Medio Ambiente, Mariano Arana, que confirmó que «Botnia estará operativa en pocos días, por no decir horas», explicando además que la decisión final depende de Tabaré Vázquez. Más elusivo fue el canciller Reinaldo Gargano, que declaró que « falta la firma del presidente Tabaré Vázquez» en el permiso ambiental final.

    En paralelo, el presidente uruguayo continuó con su intención de mostrarse diplomático con la Argentina y con la presidente electa el domingo pasado. Vázquez, desde Estados Unidos, dijo que participará de la asunción de Cristina de Kirchner el 10 de diciembre, y la invitó además formalmente a estar presente con carácter oficial en la cumbre de presidentes del Mercosur que se organizará en Montevideo el 7 de noviembre. Ayer se supo también que integrantes de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú analizarán en las próximas horas los pasos que se van a seguir ante la inminente apertura de Botnia. El asambleísta Oscar Bargas dijo que «los entrerrianos estamos preparados para dar una respuesta, un repudio y un rechazo contundente» apenas empiece a operar la planta y que «en cuanto bajen la palanca, estarán en el puente o en el lugar que se determine para expresar nuestro repudio a Botnia».
  • Dejá tu comentario