Apuntes de Neustadt

Política

«Ilusión se utiliza cuando la esperanza ya no tiene ningún fundamento real»

La que han dicho y escrito sobre los Kirchner y su relación con Santa Cruz. Exijo un sistema de comunicación transparente, de información y no de posición». Mostrando sus uñas afiladas agregó: «Siento que a nosotros, los periodistas nos interrogan y a los otros sólo los escuchan. Nadie repregunta». Sugerencia: mire sus videos y muéstreme algún periodista que le haya repreguntado o indagado sobre aquellos 500 millones de dólares (hoy 1.800) que partieron de Santa Cruz y no volvieron más. O si mantendrá superpoderes, dando decretos de necesidad y urgencia. ¿Seguirá agraviando a la Iglesia, a los militares de ayer, de hoy y de mañana? ¿Los granaderos de San Martín podrán usar los uniformes, que a usted le dan alergia? ¿Seguirá asfixiando al campo con más retenciones? ¿

Alguna vez hablará de la herencia recibida, la reciente, no la del 90, aclarándonos por qué a De Vido lo llaman El Cajero?, ¿de donde sacó la ex ministra Miceli «la platita» que se olvidó en el baño? ¿Y si puede seguir sentadita en su casa tejiendo?

Preguntas difíciles no tuvo en el examen. Por ejemplo: Luis D'Elía y la señora de Bonafini ¿serán sus apóstoles? ¿Seguirá entregando subsidios a los capitalistas amigos del gobierno?

Explicó que no le asusta la inflación y que cree en las cifras del INDEK. ¿Entonces para qué mandaron a los «sacerdotes de la mentira» a España y Estados Unidos? Si todo está bien, ¿por qué van a cambiar? Allá, los enviados dijeron: «Venimos a ver cómo se cocinan los precios». Asombro y reacción, los sacaron a patadas. Por eso no creo en el progreso, sino en el regreso más profundo. Donde no llegan los mineros, ni los buzos. ¿Es verdad que en la Canasta Familiar no se tomarán en cuenta los alimentos ni los servicios para medir el costo de vida?

¿Título? Estancamiento estabilizado. Curiosidad: El matutino «La Nación» pidió una entrevista a la señora Fernández, que es Kirchner, antes de los comicios: no la concedió, ni la negó... sino todo lo contrario: No contestó. Por segunda vez le dio entrevista a Joaquín Morales Solá. Al diario no, y al columnista sí, qué raro ¿no?

Pequeños detalles

1. Votaron 18 millones de habitantes o ciudadanos. Inscriptos 27 millones: 9 millones no votaron. Por la Señora votaron 8 millones, primera minoría, apenas 30%. No importa. Si con 22% en 2003 construyeron tanto poder fatal, de Caja, Miedo y Odio. ¿Por qué ahora tengo que pensar que todo será mejor?

2. El primero que la saludó fue Simón Chávez, después, cuándo no, Gabriela Michetti, tercero Raúl Alfonsín.

3. En el estrado ganador, Ella dijo: «Cantan esta consigna porque es la que más me emociona», y se oía: «Y ya lo ve, y ya lo ve, volvimos, es la famosa JP. Patria sí, colonia no. Acá están los pibes para la liberación».

4. En el Consulado de Nueva York, Los Angeles y Miami, ganó Elisa Carrió. Kristina, tercera. 14.000 argentinos podían votar: sólo lo hicieron 1.600. ¿Será Héctor Timerman canciller a pesar de todo?

5. Angelo Calcaterra aportó 400.000 pesos a la campaña. Es primo de Mauricio Macri. El pariente del principal referente de la oposición fue el máximo contribuyente. Es el que pintó de rojo la Casa Rosada. Hasta febrero, la empresa era de Franco Macri: tiene suerte, se la donó.

Voté por primera vez en 1946, tenía 21 años. Hoy, a los 82, decidí no volver a votar, no ser el cómplice del cuarto oscuro. Hice 3 horas de cola, escuché un grito: «No está la boleta que quiero votar». Una autoridad le respondió: «Vote por otro, o quéjese el lunes». Tuve repugnancia.

Arturo Frondizi ya no está. Sarkozy, mi sueño lejano, está en Francia y para Francia. Horas antes en Punta del Este me encontré con Felipe González. Con la mayor gracia posible le pedí que se radicara por unos años en la Argentina. Sólo sonrió: cumplía 25 años, desde que fue elegido presidente del gobierno. Recuerden que era el secretario general del Partido Obrero Español Socialista. Tomándome del brazo recordó: «Cuando me visitaste en La Moncloa en 1986, te expliqué que no importaba que el gato fuera negro o blanco, sino que cazara ratones. La derecha sabía cómo crear riqueza, pero no cómo distribuirla. Y la izquierda sólo sabía repartirla, pero ni la menor idea de cómo se creaba. En los países centrales, ya no hay ni izquierda, ni derecha. Hay inteligencia. España mandaba al mundo lo mejor que tenía, su gente. No exportaba ni una peseta. Hoy, somos uno de los primeros países de Europa. Exportando lo que sabemos hacer. Y no llorando nuestros errores. El millón de muertos y 40 años de Franco los enterramos y mi primer acto de gobierno fue hacer un funeral enterrando el pasado. Bernardo: tienen que mirar hacia el mundo. Cada dos o tres años, China construye una España completa de 40 millones de habitantes. Ya tiene 400 millones que viven bien. Le faltan 800 millones. Y van a seguir creciendo. Saben el qué y el cómo». Me acuerdo que en un reportaje en el Alvear, me explicaste que los argentinos no sabían el «cómo» y yo te dije que no sabían el «qué». Cuando uno sabe el «qué», el «cómo» hasta lo podés licitar, o adjudicarlo directamente. De las materias primas, solamente no se puede vivir, y los vientos de bonanza durarán dos años más. Si lo supieron aprovechar, no tienen de qué temer. Si no, rezo, aunque soy agnóstico, que no es contagioso. Quédate con el chiste que nos acaba de contar el presidente Julio María Sanguinetti:

-¿Cuál es el parecido entre un paracaídas y una mente humana?

Que si no se abren a tiempo... hay una catástrofe.

Dejá tu comentario