Argentina y Uruguay acordaron retomar el diálogo por el conflicto de las papeleras con una reunión en España

Política

El gobierno español anticipó ayer que la Argentina y Uruguay alcanzaron un entendimiento para iniciar un "diálogo directo en España", bajo la tutela de Juan Carlos de Borbón, aunque las autoridades de ambos países reaccionaron con cautela ante el anuncio.

El canciller español Miguel Angel Moratinos fue el encargado de anticipar que representantes de ambos gobiernos accedieron a mantener una reunión en España "para abordar todos los aspectos de la cuestión" que mantiene enfrentados a ambos países por la instalación de una planta de celulosa en Fray Bentos.

"Este encuentro despejaría el camino a una negociación cuando se den las condiciones oportunas", sostuvo Moratinos en declaraciones a la agencia internacional Efe.

Por su parte, el Gobierno argentino celebró la apertura del diálogo con Uruguay, aunque aclaró que aún faltan "algunas gestiones adicionales" de parte del facilitador, antes de que se inicien las negociaciones en Madrid.

De igual modo reaccionó Uruguay, que en un comunidado publicado en la página de la Presidencia ratificó lo anunciado por Moratinos pero insistió que no iniciará una etapa de negociaciones propiamente dicha "con los puentes cortados".

"La Argentina siempre ha tenido disposición al diálogo. Es satisfactorio que ahora parece que hay disposición al diálogo por parte de Uruguay y hay que acordar los tiempos y las características de ese diálogo", apuntó el canciller Jorge Taiana.

Y, en este sentido, agregó: "resulta oportuno tener en cuenta que entre los próximos pasos del facilitador se encuentran algunas gestiones adicionales que él nos ha anunciado que debe realizar".

El anuncio se produjo luego de la tercera visita al Río de La Plata del enviado real español, Juan Antonio Yáñez Barnuevo, quien se entrevistó con representantes de ambos Gobiernos e incluso dialogó con los presidentes Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez.

El ministro Moratinos resaltó que el "entendimiento" alcanzado esta jornada es "fruto de la labor de facilitación dentro de la misión de buenos oficios" que aceptó Don Juan Carlos a petición del mandatario argentino.

La cautela del gobierno argentino se debe principalmente a las declaraciones efectuadas por el vocero de Botnia, Marko Janhunen, quien afirmó que "no hay razones" para que se relocalize la pastera de orígen finlandés ni para que se construya un acueducto destinado a derivar los efluentes de la pastera.

El anuncio de Moratinos tomó por sorpresa a las autoridades rioplatenses.

Uruguay y la Argentina habían acordado tener un diálogo a "agenda abierta" como había pedido Buenos Aires, según trascendió del encuentro que Yáñez y el secretario de la Presidencia uruguaya Gonzalo Fernández tuvieron el último jueves.

Pero la intervención de Botnia, que inicialmente había prestado su aval para sentarse a una mesa de negociaciones, pareció empantanar el acuerdo hasta el anuncio de Moratinos.

La intervención del Rey había sido solicitada por Kirchner durante la última Cumbre Iberaoamericana de presidentes que se desarrolló en Montevideo.

Ante esta pedido, la corona española nombró enviado especial para esta tarea a su embajador ante las Naciones Unidas, quien celebró tres rondas de contactos con ambas partes hasta lograr el "entendimiento".

Argentina y Uruguay, que se están enfrentados desde hace dos años por la construcción de una planta de celulosa en Fray Bentos, no habían logrado entablar puentes de diálogo para resolver el conflicto debido a las distintas posturas que asumió cada gobierno en torno al tema.

Dejá tu comentario